Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

miércoles, 29 de febrero de 2012

¡Feliz Cumpleaños Señor Rossini! Rossini, Oberturas. Bizet, Extractos de Carmen. Ferenc Fricsay. Orquesta Filarmónica de Berlín. RIAS Symphonie Orchester Berlín. Radio Symphonie Orchester Berlín. RIAS Kammerchor. 1949. 1951. 1952. 1953. 1954. 1956.


Queridos amigos, hoy 29 de febrero celebramos el aniversario del gran músico italiano Rossini. Músico polifacético generalmente recordado por sus óperas bufas, no debemos olvidar su enorme calidad como compositor de óperas serias y su excepcional aportación al belcantismo.

Supo aprovechar la oportunidad de poder trabajar con cantantes excepcionales de su tiempo para los que componía con su voz en mente y a los que supo dar un lugar excepcional en la historia de la ópera (entre ellos el tenor sevillano Manuel García, un verdadero número uno de su época y padre del creador del laringoscopio médico).


El grado de dificultad de su composición vocal ha tenido influencia en la forma en la que se han interpretado una gran parte de sus composiciones las cuales con el desarrollo técnico y la colaboración de generaciones sucesivas de grandes cantantes han llegado a interpretarse en su tono y coloratura original.

No soy un entendido en ópera pero es justo que desde aquí rindamos homenaje a uno de los más grandes compositores del citado género. Particularmente me sigue encantando La Cenerentola e Il Barbiere di Siviglia.

El disco que dejamos es una verdadera gozada. Una interpretación maravillosa, ligera, fresca y dinámica de Fricsay (para mi gusto uno de los mejores intérpretes de las óperas mozartianas). Fricsay era un maestro de la dirección, un genio. Su dinámica, su belleza tímbrica, su agilidad, su frescura resultan sorprendentes y hacen enormemente agradables de escuchar sus interpretaciones, siempre llenas de matices y detalles elegantísimos.

El complemento de los extractos de Carmen, otra maravilla musical.


Espero que disfruten de este bello disco y tengan con él una pizca de felicidad añadida.

Gracias Señor Rossini.

Gracias Señor Fricsay.


Rossini
Oberturas

Bizet
Extractos de Carmen

Ferenc Fricsay
Orquesta Filarmónica de Berlín
RIAS Symphonie Orchester Berlín
Radio Symphonie Orchester Berlín
RIAS Kammerchor

Grabaciones
Berlín, Jesus-Christus-Kirche

Italiana, 9-1949 
Scala, 1-1951
Semiramide, Bruschino, 9-1951
Tancredi, 9-1952
Gazza, 1-1953
Barbiere, 1 y 10-1954
Viaggio, 10-1954

La Scala, Italiana: Orquesta Filarmónica de Berlín
Semiramide, Bruschino, Tancredi, Gazza, Barbiere, Viaggio: RIAS Symphonie Orchester Berlín

Carmen, 9-1956

Radio Symphonie Orchester Berlín
RIAS Kammerchor: Carmen, Pastorale












martes, 28 de febrero de 2012

Coro Infantiles de la Fundación Barenboim-Said. 28 de febrero de 2012. Día de Andalucía.



Queridos amigos, en el día de hoy y cmo una más de las muchas actuaciones realizadas en la Comunidad Andaluza para celebrar el Día de Andalucía, hemos tenido el honor de asistir a la presentación de los Coro Infantiles de la Fundación Barenboim-Said.

Un honor y un orgullo para los andaluces y españoles en general contar con esta prestigiosa Fundación cuya labor de difusión y de acercamiento a la infancia y la juventud de la cultura musical es impagable.

Los actos se han celebrado en el Museo de la Autonomía de Andalucía en Coria del Río. Museo genial y maravilloso que nos ofrece una agradable visita amenizada por numerosas actividades culturales (fotografía, lectura, actividades participativas, libros de firmas, museo costumbrista, etc.

Entre las actividades ofrecidas hoy destacaba la presentación de los Coros Infantiles de la Fundación, coros en los que mi Inmita participa y que le está ofreciendo un mundo de relaciones humanas maravilloso y un conocimiento musical y teatral sin valor estimable.

Los profesores, Juan Manuel Barahona, dedicado al Coro I (de los pequeños) ha ofrecido un precioso recital de cuatro canciones sencillas y fáciles de escuchar con un resultado estupendo para unos chavalines de muy cortita edad y Vicente López, responsable del Coro II (más mayorcitos 11 a 12 años) ha dirigido la obra La Voz más allá de las Palabras.

Es esta última una obra teatral, gestual, musical y experimental con los movimientos, las ideas, la música y los conceptos. Una verdadera maravilla ver a unos chavales tan jóvenes inmersos en sus papeles, viviendo unos momentos que deben ser durísimos (pocos padres tienen capacidad de abrir su mente a una representación compleja que abarca muchas de las artes escénicas) por la complejidad de la obra presentada. Han estado geniales, sin miedos, sin amilanarse ante la más que previsible extrañeza del público. Han vivido la representación y como bien nos indicaba Vicente nos han obligado a usar el cerebro de los colores, la sensibilidad y la emoción, dejando de lado el cerebro rígido y poco flexible.

Al final del curso la obra habrá alcanzado un grado de madurez que será digno de admiración.

Como colofón de la representación, todos, los miembros del coro, los profesores y los asistentes han interpretado una maravillosa y muy sentida interpretación del precioso himno de Andalucía.




Gracias a todos los participantes, a todos esos chavales que son el futuro de una sociedad más abierta, más culta y más tolerante.

Gracias Inmita por el esfuerzo. En un futuro apreciarás su valor.






28 de febrero de 2012. Día de Andalucía. ¡Sea por Andalucía libre, España y la Humanidad!


"Una verde bandera
que se ha hecho de la aurora blanca un cinturón, 
despliega sobre ti un ala de delicia, 
que ella te asegure la felicidad
al concederte un espíritu triunfante."

(Abu Asbag Ibn Arqam)



Himno de Andalucía. Pequeña Historia.

El himno de Andalucía es una composición musical de José del Castillo Díaz (Director de la Banda Municipal de Sevilla y conocido comúnmente como Maestro Castillo) y con letra de Blas Infante. La música está inspirada en el Santo Dios, un canto religioso popular que los campesinos y jornaleros de algunas comarcas andaluzas cantaban durante la siega. Blas Infante conoció este canto siendo notario en el pueblo de Cantillana donde se interpretaba como canto de rogativas (en las provincias de Málaga, Sevilla y Huelva). Blas Infante puso este canto en conocimiento del Maestro Castillo, quien adaptó y armonizó la melodía. La letra del himno apela a los andaluces para que se movilicen y pidan "tierra y libertad", mediante un proceso de reforma agraria y un estatuto de autonomía política para Andalucía, siempre dentro del marco de España.


Escudo Casa Blas Infante


El himno de Andalucía fue presentado por la Banda Municipal de Sevilla, bajo la dirección de José del Castillo, en un concierto celebrado en la Alameda de Hércules el 10 de julio de 1936, una semana antes del comienzo de la Guerra Civil. Durante el Franquismo sólo se conservó un manuscrito para piano. Fue reestrenado durante la transición democrática en el Teatro Lope de Vega por la misma banda el 18 de octubre de 1979. Dos años antes, en abril de 1977 Carlos Cano realizó una adaptación cantada por la Coral Heliópolis de Sevilla y en cuya grabación estuvieron presentes antiguos compañeros de Blas Infante. A partir de 1980 se realizaron multitud de versiones del himno, siendo especialmente reseñables las revisiones e instrumentaciones realizadas por Manuel Castillo en los años 1980.


La bandera blanca y verde 
vuelve, tras siglos de guerra, 
a decir paz y esperanza, 
bajo el sol de nuestra tierra.
¡Andaluces, levantaos! 
¡Pedid tierra y libertad! 
¡Sea por Andalucía libre, 
España y la Humanidad!
Los andaluces queremos 
volver a ser lo que fuimos 
hombres de luz, que a los hombres, 
alma de hombres les dimos.
¡Andaluces, levantaos! 
¡Pedid tierra y libertad! 
¡Sea por Andalucía libre, 
España y la Humanidad!





Como bien indica la letra del precioso himno andaluz:

¡Sea por Andalucía libre, España y la Humanidad!


Bruckner. Sinfonía nº 1 in C minor. Stanislaw Skrowaczewski. Saarbrücken Radio Symphony Orchestra. 1995.


Queridos amigos, continuamos con las grabaciones de esa estpenda integral sinfónica de Bruckner de las manos del maestro Skrowaczewski y  la Saarbrücken Radio Symphony Orchestra.

Continuamos con la entrega de la bellisima Sinfonía nº 1, una obra que supone un pasito más en el proceso de elaboración musical del maestro austriaco, una obra ya, en la que el futuro Bruckner maduro, complejo, poderoso, de texturas difíciles, de sonido abrumadoreamente bello, monumental está presente pero con toda su belleza, su sensualidad musical, sus ritmos ascendentes pausadamente controlados y  con el sentido peculiar de "su música".

La obra compuesta entre mayo de 1865 y abril de 1866, fue estrenada en Linz, Austria, el 9 de mayo de 1868, bajo la dirección del propio Bruckner, se revisó en 1877 como versión de Linz (algo incorresto siendo verdaderamente puristas por simple cuestión de fechas) y fue nuevamente revisada entre 1889 y 1891 siendo esta revisión presentada por primera vez el 13 de diciembre de 1891, en Viena bajo la dirección de Hans Richter. Es conocida como la versión de Viena a cuya Universidad fue dedicada. 

Georg Tintner es el único director que usa hasta hoy la versión original de1866 sin revisar, version preparada por  William Carragan en 1998. Skrowaczewski con Saarbrücken usa la versión revisada de Linz de 1877 en la edición de Leopold Nowak de 1953 con escasas diferencias con respecto a la misma revisión en la edición Haas. Se incluyen revisiones rítmicas mayores y pequeños cambios realizados por Bruckner en 1884. Es quizá la forma más comunmente intepretada.


Musicalmente la obra es una pequeña maravilla. Primer y segundo movimientos tienen ya el sello del futuro Bruckner, SIguen apreciándose muchos matices compositivos de formas clásicas pero sus temas en superposición explicativa ascendente ya son plenamente audibles. El Adagio resulta bellísimo, bruckneriano sin duda alguna y el scherzo comparte los mismos valores. El movimiento final es quizá el menos logrado de todos ellos, le falta ese matiz posterior en el que el resumen global de toda la obra anterion aparece como iluminación definitiva del sentido de la obra. 

Con todo ello estamos ante una sinfonía  excepcional, bellísima de escuchar y  de saborear. Muy bien instrumentada y claramente perceptible en toda su estructuray detalles instrumentales. Skrowaczewski, insistimos como hicimos en las entradas anteriores, proporciona con su saber y el poso de la experiencia una aproximación bellísima a la obra, como un todo con significado y no como una acumulación torrencial de sonidos potentes. La bellísima orquestación en cuerdas y maderas resulta preciosa de perseguir por la sinfonía para disfrutarla con pasión. Y la Saarbrücken Radio Symphony Orchestra, señores, está al nivel de cualquiera otra. Precisa, compacta, empastada, de sonido bellísimo, suave y poderosa, sutil y con aroma, colorida y delicada en los matices y enérgica sin estridencias en los pasajes intensos.


Una grabación preciosa de una obra francamente linda y maravillosa. Poco a poco se va vislumbrando un Bruckner mayor, pero estas iniciales tienen un Bruckner francamente buen compositor, dijeran lo que dijeran sus oyentes y ayudantes en su época. Quizá era demasiado diferente a los existente. Hoy es una gozada y una pequeña joyita para el corazón.

Espero que la disfruten con mucho placer. De verdad que merece la pena.

Bruckner
Sinfonía nº 1 en Do menor
Versión revisada de Linz de 1877 en la edición de Leopold Nowak de 1953
Stanislaw Skrowaczewski
Saarbrücken Radio Symphony Orchestra
Kongresshalle Saarbrücken, 13 al 18 de marzo de 1995






MEGA




lunes, 27 de febrero de 2012

Bruckner. Sinfonía nº 0 in D minor 'Nullte'. Adagio del Quinteto de Cuerdas. Stanislaw Skrowaczewski. Saarbrücken Radio Symphony Orchestra. 1999.


Queridos amigos. Continuamos hoy con las interpretaciones del ciclo de sinfonías de Bruckner por el maestro polaco Stanislaw Skrowaczewski y la Saarbrücken Radio Symphony Orchestra. En esta ocasión dejamos la aproximación que realizan a la Sinfonía nº 0 "Nullte" y al Adagio del Quinteto de Cuerdas.

Repetir lo que indicamos en la primera entrada dedicada a este ciclo sinfónico. Si bien los participantes de manera individual no son las típicas estrellas del firmamento discográfico no es, sin embargo, menos verdad que logran ofrecer una inerpretación que no desmerece a las grandes, fundamentalmente por la visión integral que de estas interpretaciones se realiza, por la brillantez y precisión instrumental que logran desempeñar los músicos y por el impulso que anima por parte del director todas y cada una de las interpretaciones.


La Sinfonia nº 0 de Buckner es también una de sus sinfonías de la época de Linz y no tiene asignación de número por parte del autor como si hubiera sido "anulada". Corresponde en realidad a la tercera sinfonía en el orden compositivo tras la Primera y la Sinfonía de Estudio Doble 00. Su fecha de composición data de 1869 aunque se dice que existe una versión previa de 1864 que fue la base para la revisión posterior de 1869. Su estreno no tuvo lugar hasta el año 1924 dirigida por Franz Moissl en Klosterneuburg concretamente el 12 de octubre de 1924. Se puede considerar este trabajo sinfónico como el resultado final de sus estudios compositivos en Linz tras los realizados con la Sinfonía de Estudio de 1863, el Cuarteto de Cuerda en do menor de 1861 y la Obertura en sol menor de 1863. La obra tiene dos ediciones, la de Woss (publicada en 1924) poco valorada por sus añadidos y recortes y la de Leopold Nowak (publicada en 1968) universalmente aceptada como la más válida y la empleada en esta grabación (versión de 1869 en la Edición de Leopold Nowak de 1968).

Obra de juventud es ya un brote visible de lo que serán sus futuras obras a partir de los años 70. Se observa un mejor manejo de la masa orquestal y de los temas así como un estilo todavía romántico. Sus cabalgatas sonoras no están tan perfectamente construidas como en las sinfonías posteriores y el enlace de los motivos no es tan perfecto, pero ya se reconoce a un Bruckner más próximo al de sus grandes obras de perfección constructiva y sonora únicas. El primer movimiento tiene todo el aspecto sonoro de Bruckner; temas que se van sucediendo, engarzando, creciendo; sonoridades amplias perfectamente controladas, metales y cuerdas con un manejo ya muy considerable de perfección. Aunque aquí ya empiezan a aparecer los "metementodo" habituales (para su desgracia) en la vida de Bruckner con las preguntitas de rigor que hicieron mella en la confianza del compositor. Mella breve pues la obra se mantuvo sin correcciones de importancia ¡ay querido Otto Dessoff, quien te mandaría a tí a decir eso de ¿dónde está el tema?, ay, ay!...

La obra resulta fantástica de escuchar. No es de las grandes, pero el mundo sonoro y espiritual de Bruckner está ya en ella. Un primer movimiento bellísimo, amplio, poderoso, sin pesadez, bien construido y perfectamente finalizado con una energía amplia y refulgente; un segundo movimiento Andante majestuoso, lírico y emotivo, precioso sin más, con un manejo de metales y maderas fantástico; un Scherzo como tercer movimiento iniciado de forma explosiva pero que tiene un lirismo juguetón increíblemente bello y un ritmo apasionantemente embriagador y un movimiento de conclusión, un final bellísimo, sin duda alguna, con menor técnica que sus otros finales, con muchos tintes clásicos y románticos pero con todo el poder, la fuerza, la energía creciente y la musicalidad de Bruckner; bellísimo y enorme.


La interpretación lograda por Stanislaw Skrowaczewski y la Saarbrücken Radio Symphony Orchestra está a prueba de cualquier comparación con directores u orquestas que hayan afrontado esta obra. Y el resultado final es una sinfonía bellísima, lírica, radiante, poderosa, clásica y romántica pero ya plenamente bruckneriana. De una emotividad sin puntos bajos en toda la obra, me siguen pareciendo deliciosos su primer y tercer movimientos y ese final, mezcla de bruckneriano maduro en ciernes con clasicismo formal y estructural, es una gozada.

El Quinteto en fa mayor de 1881 fue escrito por encargo de Joseph Hell­mesberger, entonces director del Con­servatorio de Viena y líder de un excelente cuarteto, justo después de terminar la Quinta Sinfo­nía, y al igual que ella está impregnado por su belleza, técnica y maravillosa audacia de contrapunto. El Adagio, frecuentemente presentado como pieza independiente, es un ejemplo de la más exquisita belleza sonora y emotividad que se puedan escuchar. Merece de verdad la pena cerrar los ojos y dejarse llevar por su enorme intensidad, tal que a veces hasta hace doler al corazón. Una interpretación profundísima y exquisita de la orquesta. Una maravilla de la música, sencillamente eso.

Les dejo este segundo disco del que estoy convencido disfrutarán mucho. Son obras que, escuchadas con amplitud y libertad de miras y sin ataduras ni anclajes a lo escuchado antes de Bruckner, logran transmitir un placer emocional y sonoro increíble.


Bruckner
Sinfonía nº 0 in D minor 'Nullte'
Versión de 1869 en la Edición de Leopold Nowak de 1968
Adagio del Quinteto de Cuerdas
Stanislaw Skrowaczewski
Saarbrücken Radio Symphony Orchestra
Kongresshalle Saarbrücken, 22 al 25 de marzo de 1999










Bruckner. Sinfonía en fa menor. Obertura en sol menor. Stanislaw Skrowaczewski. Saarbrücken Radio Symphony Orchestra. 2001.


Queridos amigos probamos este nuevo servidor. Creo que permite descarga rápida y archivos grandes.

Por favor indicadme.

Queridos amigos. Vamos a comenzar la subida de la preciosa y muy valiosa integral de las sinfonías de Bruckner realizada en los años 90 por el gran maestro polaco Skrowaczewski y la Orquesta de la Radio de Saarbrücken.

Un director poco valorado en general pero de amplia trayectoria profesional y fantásticos trabajos dejados antaño y también en la actualidad con varias orquestas norteamericanas y europeas, y una orquesta que, sin estar en el escalón superior, ofrece un ejemplo precioso de lo que el buen trabajo, el amor por la obra y la implicación en un proyecto puede lograr.

Esta integral sinfónica fue premiada en el año 2002 con el premio Cannes Classical Award en su categoría de música orquestal de los siglos XVIII y XIX y ha sido reeditada por el sello Oehms Classics. Desde mi punto de vista resulta una integral de enorme mérito. Un conjunto bien ejecutado, una presentación preciosa y de fácil adquisición por su precio, obras perfectamente ejecutadas, bellas, con pasión y espíritu. Una muestra de una forma de interpretar a Bruckner francamente apreciable. Una orquesta perfectamente compenetrada con su director y un trabajo bien planificado, con una visión global de totalidad, junto a los méritos musicales propios dan por resultado una música preciosa y convincente. Se puede colocar al lado de las mejores integrales existentes.

Hoy dejamos el primer disco con dos obras poco representadas del maestro de Ansfelden, la Sinfonía en fa menor (doble cero o Sinfonía de Estudio) y la Obertura en sol menor,  ambas de 1863 de su etapa inicial en Linz cuando todavía buscaba una forma expresiva propia que diera vida a sus ideas musicales y humanas.


La Sinfonía es el resultado de sus estudios y trabajos para Otto Kitzler en forma y orquestación (director del Teatro de la Ópera de Linz y  gracias al que comenzó a conocer el lenguaje musical wagneriano, hecho fundamental en la vida y obra de Bruckner) y fue estrenada en 1925 (según el libreto del CD) dirigida por Franz Moissl en uno de los conciertos de la Berliner Bruckner-Vereinigung (Asociación Bruckner de Berlín) aunque algunas otras fuentes que he revisado hablan de su estreno en Klosterneuburg Austria en el 18 de marzo de1924 por el citado director. Las fuentes no son excesivamente claras al respecto por lo que cualquier ayuda será bien recibida. Klosterneuburg es, por otro lado, el pueblo donde Bruckner pasó las fiestas navieñas de 1894 y donde tocó por última vez el órgano en su abadía y por el que paseaba y charlaba larga y tendidamente con su confidente final Hugo Wolff. 

La obra no tiene el calado y profundidad musical de las siguientes sinfonías de Bruckner pero resulta extraordinariamente agradable de escuchar, bella, con reminiscencias clásico-románticas de Schumann, Schubert, Mendelssohn o Weber; melódica y suntuosa, lírica y clásica. Una obra sencillamente preciosa para paladear y disfrutar lo venidero. Quizá lo más bonito de ella sea su movimiento final aunque en general toda la obra tiene belleza. No hemos de esperar el Bruckner de años posteriores ya que apenas se esboza sino simplemente escuchar la obra con oído libre de prejuicios. La disfrutaremos.

La Obertura en sol menor resulta una obra cuanto menos curiosa y bonita de escuchar. Un ejercicio más de composición del maestro que resulta bello, sencillo y ameno. De formas y sonoridades muy clásicas tiene también el sello clásico y romántico de Schubert o Schumann. Delicada, divertida y sencillamente buena música.

Les dejo este bello disco que seguro van a apreciar. Tiene su valor como muestra y registro de estas obras de juventud del maestro Bruckner.



Bruckner
Sinfonía en fa menor, doble cero o de Estudio
Obertura en sol menor
Stanislaw Skrowaczewski
Saarbrücken Radio Symphony Orchestra
Versión única de 1863 en la edición de Leopold Nowak de 1973
Kongresshalle Saarbrücken, del 6 al 10 de marzo de 2001








MEGA



lunes, 20 de febrero de 2012

Problemas, Ayuda y Sugerencias.


Queridos amigos, el tema está complicado.
Amén de la cada vez menor lista de servidores fáciles de usar por el resto de amigos, muchas cuentas gratis están limitando, como comentaba el otro día nuestro amigo Maty, la velocidad de descarga.
Aparte de ello Rapid está eliminando los archivos pasado un mes de su subida y realmente no sé si merece la pena hacer una cuenta Pro (no por el coste sino por el futuro incierto que se avecina). Mediafire no permite subir archivos de peso como los Flac (posibilidad de subirlos en Mp3 esite pero no sé si los mantiene para siempre).
Os propongo alguna ayuda.
Debe ser fácil de usar por todos, es decir que tengan la posibilidad de descargar con rapidez y facilidad.
Mi cuenta CX tiene unos 10 gigas de espacio pero hay que invitar y que aceptéis para acceder instalando luego el programa de escritorio vamos ganando espacio. Pero las cuentas gratis sólo admiten subir 200 megas (poco ara Flac).
No sé por dónde tirar.
Necesito vuestra ayuda.

Muchas gacias. Espero los comentarios por favor.

jueves, 16 de febrero de 2012

Rachmaninov. Sinfonía nº 2. Ibert. París, Suite Sinfónica. Temirkanov. USSR State Symphony Orchestra. State Academy Symphony Orchestra de la USSR. 1977. 1980.


Queridos amigos, una magnífica tarde para dejar este hermosísimo disco con la maravillosa interpetación de Temirkanov de la Segunda Sinfonía de Rachmaninov. Una obra delicadísima y de enorme sutileza, de una hermosura y una sensibilidad extraordinarias.

Con sinceridad no soy capaz de indicarles si la partitura está en su versión completa o lleva algunos de los recortes habituales anteriores a los años 60. El minutaje de la interpretación registrada es algo inferior a otras versiones como las de Sanderling o la del propio Temirkanov para RCA (fundamentalmente a esta última). Creo que es la versión sin cortes aunque sin la repetición del primer movimiento, pero espero sus comentarios al respecto.

Fue compuesta entre los años 1906 y 1907 siendo el estreno dirigido por el propio compositor en San Petersburgo el 8 de febrero de 1908. Está dedicada a Sergéi Tanéyev, un compositor, profesor, teórico y autor ruso, alumno de Piotr Ilich Tchaikovsky. La obra mereció el premio Glinka de 1908 y supuso un fuerte impulso anímico a un Rachmaninov enormemente abatido tras el fracaso de su Primera Sinfonía que le llevó a un estado depresivo serio y a dudar de sus capacidades como compositor sinfonista.


Quitando este detalle la aproximación de Temirkanov es excepcional. Una aproximación realizada con enorme pasión, sensibilidad, delicadeza y amor. Una musicalidad soberbia asentada en una orquesta que brinda momentos inolvidables de belleza sonora. La vitalidad aflora de inmediato, una vitalidad y frescura que no entra en lucha con la ternura y la pasión íntima y recogida. La frescura instrumental es puesta a relucir de manera prodigiosa, sencillamente prodigiosa la Orquesta de la USSR State, y la excepcional sucesión de los motivos melódicos, de una magna altura, es sencillamente un prodigio de belleza. 

La alternancia a lo largo de la obra de los pasajes tempestuosos con los cargados de más emotividad, serenidad o dulzura ofrece una visión global preciosa, encantadora. La intervención de las trompas y los metales en el segundo movimiento es sencillamente escalofriante. En el Scherzo del tercer movimiento es una ejemplo precioso de la capacidad de embriagar de belleza de Rachmaninov; la sóla escucha de los violines, oboes y clarinetes es suficiente para hacer que tu corazón se llene de emoción plena. Y el movimiento final, resumen global de la obra precedente, es de una monumentalidad amplia, un compendio de los temas previos cargados de fuerza, tensión y melodismo.

Estoy convencido del disfrute que van a obtener con la escucha de esta hermosísima música e interpretación (reconozco que la música dirigida por el maestro ruso me apasiona y me llena como pocas).


El disco se acompaña de una magistral interpretación de la Suite Sinfónica París del compositor francés Jacques Ibert. Músico asociado a unas composiciones ligeras de carácter nos presenta sin embargo la ocasión de disfrutar de una composición ingeniosa, brillante, muy rítmica y orquestada con gran color, timbres y melodías atractivas como se puede apreciar también en sus obras Divertimento y Escales (un CD de Ormandy estará disponible en breve, maravilloso).

Las piezas de la Suite son un ejemplo precioso de esa música fresca, descriptiva, ligera, rítmica y de melodismo precioso. Una bellísima descripción de algunas estampas parisinas traducida con una agilidad y frescura sensacionales.

Le Métro
Faubourgs
La Mosquée de Paris
Restaurant au Bois de Boulogne
Le Paquebot "Ile-de-France"
Parade Foraine




Espero que disfruten de este CD, una mezcla imaginativa de música melódica y de composición clásica romántica y de música fresca, vitalista, dinámica y alegre. 

Sensaciones variadas para nuestro corazón. Música como arte sublime de sensaciones dispares.



Rachmaninov, Sinfonía nº 2*
Ibert, Suite París**
Yuri Temirkanov 
USSR State Symphony Orchestra*
Grabación de Rachmaninov, 10 de abril de 1977
State Academy Symphony Orchestra of USSR**
Grabación de Ibert, 31 de julio de 1980








miércoles, 15 de febrero de 2012

Brahms. Conciertos para Piano y Orquesta nº 1 y nº 2. Variaciones y Fuga sobre un Tema de Handel, Op. 24. Valses, Op. 39. Szell, Fleisher, Cleveland Orchestra. 1958. 1962. 1956.


Estimados amigos, hace ya algún tiempo (16 de noviembre de 2010) publicamos la entrada correspondiente a este excepcional doble disco dedicado a los Conciertos para Piano de Brahms interpretados por Szell, Fleisher y la Orquesta de Cleveland. 

Coincidió con la rotura de mi disco externo donde almacenaba los archivos y quedó en el aire la resubida completa de los mismos (pueden rescatarla en el enlace de arriba). Hoy me he encontrado con los ánimos suficientes para, creo que con todo merecimiento, finalizar la tarea. El contenido de los discos, merece la pena.

En su día publicamos unos comentarios escuetos que reproduzco:

"Para suplir el lamento que debería lanzar por la pérdida de la música almacenada os dejo este maravilloso y excepcional disco con la no menos maravillosa y excepcional música de Brahms. Lo tenía subido al servidor y de ahí lo enlazo con todo el amor del mundo.

Corresponde quizá a uno de los discos a los que más cariño tengo. Los dos Conciertos para Piano de Brahms por Szell y Fleisher prometían ser algo maravilloso y único cuando adquirí este doble CD, preciosamente presentado además. Y efectivamente lo son. Las grabaciones posteriores con Serkin no son, desde luego, menores a esta pero ¡ay! Fleisher da ese ímpetu e impulso mágico que hace que escuchar estos conciertos sea un verdadero goce, un placer absoluto y difícil de obtener.


No he sido hasta ahora dado a decir si tal o cual interpretación es mejor que esta o aquella interpretación, y creo que voy a seguir en la misma línea. Pero si me voy a permitir el pequeño lujo de indicar que la escucha de estos discos puede producir verdadera pasión, amor, entrega y enamoramiento absoluto de ellos. No sólo en las piezas principales, los Conciertos, sino en las obras individuales, interpretadas de manera soberbia por un joven Fleisher impetuoso, ardiente, pasional y atrevido.

No redundaré más en alabar las virtudes de Szell y la impresionante Orquesta de Cleveland, simplemente escuchen y disfruten, ambos están simplemente excepcionales y a una altura (y con una complicidad con Fleisher) difícil de alcanzar.

El placer está asegurado.

Un fuerte abrazo. Que disfruten de esta obra de arte."

No me queda más que reafirmar en este día todo lo comentado entonces. Los he vuelto a escuchar (aprovechando la preparación de los mismos conciertos por Jochum y Gilels) y simplemente vuelvo a estar anodadado por la mágica interpretación, la fuerza pasional, la energía y la tremenda sensibilidad musical de estas interpretaciones. 

Han existido, existen y existirán enormes pianistas. Pero tengo siempre en mi corazón las interpretaciones de Fleisher y Szell de los Conciertos de Brahms y de Beethoven. Siempre, siempre me vuelven a recordar la magia de la música, su capacidad de producir unas sensaciones inigualables por cualquier otro arte. Esos disco son unas joyas maravillosas, unas perlas musicales insuperables en belleza y pasión. 

Ni rigidez de Szell ni nada de lo que se le suele achacar como defecto puede restar un ápice de valor a estas grabaciones, es más con la escucha de las mismas percibes la grandeza de la obra musical y el enorme poder que tiene para transformar tu estado anímico, para tocar tus sentimientos, para hacer aflorar tus pasiones y tus sensaciones. 

La musicalidad y belleza de la Oquesta de Cleveland es impresionante, perfecta y abrumadora. Szell rinde a un nivel altísimo, preciso, claro, contundente, riquísimo en expresividad, sacando a relucir timbres y colores orquestales bellísimos. Y Fleisher da una verdadera lección de interpretación pianística, de pasión, de técnica, de pulsación y sonoridad magistrales.






Sencillamente unos discos indispensables, soberbios, mágicos y únicos en la historia fonográfica.

Espero, nuevamente, que los saboreen; paladeen cada uno de sus movimientos, aprecien y descubran la magia de esas cuerdas de Cleveland que parecen mantos de seda para envolver el tesoro de la belleza dejada por Brahms. Esa trompa genial, maravillosa del Segundo Concierto, la extrema delicadeza y sublime musicalidad del tercer movimiento del mismo Concierto nº 2 con ese indescriptible chelo, celestial, angelical, que canta desde lo más profundo del corazón .(maravilloso el solista de Cleveland, Jules Eskin, increíble). Todo ello aderezado por una complicidad de todos los intervinientes, una dulzura sin empalagos, una puesta en escena y una recreación única.

Y difruten de las excepcionales interpretaciones de las piezas pianísticas de Brahms. Pura gloria musical. Una verdadera gozada.

Que lo disfruten, de todo corazón. 

Gozarán de unos momentos de profunda paz y serenidad, de  unos momentos de magia y sentimiento sin par.

Brahms

Conciertos para Piano y Orquesta nº 1* y 2**
George Szell
Cleveland Orchestra
Leon Fleisher, piano
Cleveland, 21 y 22 de febrero de 1958*; 19 y 20 de octubre de 1962**

Variaciones y Fuga sobre un Tema de Handel Op. 24*
Valses Op. 39**
Leon Fleisher, piano

New York, 1 y 14 de junio, 5 de julio, 9 y 17 de agosto de 1956*; 9 y 17 de agosto de 1956**






Mp3:


FLAC:


Visitar también la entrada anterior aquí.


sábado, 4 de febrero de 2012

Shostakovich. Sinfonía nº 7. Celibidache. Orquesta Filarmónica de Berlín. 1946.

 

Queridos amigos dejamos, en esta fría noche sevillana (no estamos acostumbrados por aquí a temperaturas de cero o muy próximas a cero), un disco precioso con una interpretación vital, enérgica y genial de la Séptima Sinfonía de Shostakovich de la mano de Sergiu Celibidache en su etapa de Director Titular de la Filarmónica de Berlín antes de ser "eliminado" de la misma por los propios miembros de la orquesta y sabe Dios por qué intereses mayores más.

La Sinfonía nº 7 de Shostakovich fue dedicada a la ciudad de Leningrado (donde se inició la composición de la obra) y se completó el 27 de diciembre de 1941, en Moscú. Estamos hablando de una interpretación ofrecida en la vencida capital del Reich muy poco tiempo después de la victoria aliada sobre el régimen nazi de Hitler. En esta ocasión (qué poder tiene la música, qué poder y qué magia) se invierten los términos. Los conciudadanos de aquellos que querían acallar la música de su "enemigo" disfrutan de ella en, muy propablemente, similares condiciones de vida de aquellos a quienes quisieron acallar. 

Pero la música es más que política, odios, guerras o nacionalidades. Es arte. Y el arte perdura para siempre. El orgullo patrio, la belleza, el corazón, el amor por unas ideas puede ser válido para todos y a todos es capaz de transmitir semejantes sensaciones.

La idea de Shostakovich de expresar y reflejar a su país en guerra llevó incluso pareja la asociación de una estructura programática de la obra con títulos expresivos en cada movimiento. Finalmente esos títulos no se asociaron definitivamente a la obra. Inicialmente cada movimiento tendría un subtítulo que serviría para dar esa idea programática de la obra. Los subtítulos eran: "Guerra", "Memorias", "Los grandes espacios de mi patria", "Victoria". 


Shostakovich en el Cuerpo de Bomberos

El estreno mundial se celebró en Kuibyshev el 5 de marzo de 1942 por la Orquesta del Teatro Bolshoi, dirigida por Samuel Samosud que ofreció un recital transmitido a través de la Unión Soviética y más tarde en Occidente. En Moscú el estreno tuvo lugar el 29 de marzo de 1942 en el Salón Columniario de la Cámara de Cooperativas de Ahorro, por una orquesta que se unió a la Orquesta de Bolshoi y la Orquesta de la Radio-Unión. La obra se estrenó también con enorme éxito, tras las vicisitudes en la salida de la partitura, en Londres y New York dirigida por Henry Wood y Toscanini respectivamente. Finalmente el 9 de agosto de 1942 tuvo lugar un impresionante estreno en la propia Leningrado, con la Orquesta de la Radio dirigida por Karl Eliasberg y reforzada como se pudo y tras un bombardeo previo del sector alemán para silenciarlo durante la retransmisión (un poquito de guerra psicológica). Y la obra no se silenció, todo lo contrario, se convirtió en una de las obras más apreciadas de Shostakovich, bien sea por sus circunstancias históricas, por el apoyo de los directores "aliados" como los mencionados Wood y Toscanini o bien, no debemos olvidarlo, por la calidad musical y su enorme fuerza y energía. 


Anuncio del estreno de la obra en Leningrado

Celibidache nos ofrece una interpretación verdaderamente mágica de la obra de Shostakovich. Intensa, dramática, con una sonoridad profunda, a veces casi aterradora. a la par es capaz de reflejar en sus dos movimientos centrales un lirismo y una delicadeza asombrosas. Tiene la capacidad innata de manejar los tempi de cada movimiento de forma extraordinaria. El progresivo e in crescendo movimiento inicial es una joya a pesar de la debilidad de la toma sonora. Pero está tan bien elaborado, enzarzado y empastado que suena a gloria. Un movimiento ejemplarmente manejado en las cuerdas, maderas y flautas iniciales hasta la incorporación progresiva y enérgica de las cuerdas y otros instrumentos en grupos sucesivos para construir la marcha característica de este movimiento. Movimiento que finaliza de forma más suave tras esa tensión mantenida y retoma la parte inicial del mismo. Es como una subida a una inmensa montaña seguida del feliz regreso tras culminarla. Los dos movimientos medios de la obra son verdaderos ejemplos de composición melódica, con temas maravillosos en las cuerdas y en las maderas, con unas sedosas y delicadas cuerdas que alternan episodios líricos con algún otro de más intensidad, marcha, profundidad o incluso violentos y secos. En el último movimiento la belleza musical es un bello ejemplo de toda la que se ha presentado a la largo de los movimientos precedentes. Una suceción de bellísimas melodías, de temas maravillosos se van encadenando de forma mágica hasta llevarnos a un final triunfal, sin excesos, pero francamente intenso.

Una obra sencillamente maravillosa, con y sin su significado histórico, una obra musicalmente intensa, bella, melódica, profunda, instrumentalmente con pasajes excepcionalmente bellos. Una obra preciosa, digna de admiración.

Una interpretación pasmosa, sencillamente viva, con impulso, con pulso vital, con magnífica elaboración y con una prestación orquestal arrolladora. Una obra de arte. Un ejemplo más de la magia de Celibidache.






Shostakovich
Sinfonía nº 7

Sergiu Celibidache
Orquesta Filarmónica de Berlín

Grabación: 22 de diciembre de 1946



 




jueves, 2 de febrero de 2012

Bruckner. Sinfonía nº 3 - Böhm. Orquesta Filarmónica de Viena. 1970.

 

Queridos amigos, dejamos esta tarde un disco que tenía preparado desde hace ya algún tiempo y que por unos u otros motivos no he podido presentar pero que me hacía muchísima ilusión compartir. Esta hermosísima interpretación de la Tercera Sinfonía de Bruckner de la mano del maestro Böhm y los filarmónicos vieneses es uno de los discos al que más aprecio le tengo. 

Del maestro Böhm, desgraciadamente, no tengo una discografía amplia, mejor dicho tengo muy poca. Pero los dos discos Decca de la Tercera y Cuarta sinfonías de Bruckner han estado siempre en mi corazón como muestras de una bellísima forma de aproximarse a la música de Bruckner. Son además dos de las sinfonías de Bruckner que más me apasionan (quizá al ser las primeras junto a la novena con las que hace años empecé a degustar la monumental música del compositor austriaco).

En esta interpretación de la Tercera llama la atención (o no, claro está) la excelsa interpretación de la Filarmónica de Viena. No es novedad la tradición bruckneriana de la orquesta y en este caso se ve apoyada en la enorme sabiduría del maestro Böhm que consigue un nivel interpretativo de los músicos soberbio, sencillamente maravillosos. Con una sonoridad ligera pero rica en matices, poderosa en su color e intensidad, rítmica y mágica en sus transiciones, elaborada con enorme maestría de artesano y expresada con una dulzura sensacional.


La obra inicialmente estrenada en Viena de la mano del propio Bruckner no tuvo una acogida favorable (obviando a algunos incondicionales del maestro como el mismo Mahler). Bruckner revisó la partitura en varias ocasiones siendo esta versión de 1889 una de las más comunmente grabadas el pasado siglo XX antes de ceder su paso a la llamada versión definitiva de 1877. Está basada en los cambios realizados a la partitura por Bruckner y Schalk entre 1888 y 1889 cara al estreno en Viena en diciembre de 1890 dirigida por Hans Richter. La obra fue dedicada al admirado Wagner y oficialmente se la suele nombrar como Sinfonía Wagner (con autorización expresa del propio Wagner para ello). 

La sonoridad y la contundencia formal de la obra ya dejan ver al futuro Bruckner de las obras posteriores. Construcciones masivas perfectamente hilvanadas, expresividad enorme en los temas, movimientos lentos sencillamente seductores por su intensidad emocional y por su elaboración simplemente magistral. El sonido es contundente, masivo, catedralicio, pero no sólo eso, es delicado, sutil, elegante, cantabile. Es un sonido justo a cada momento y si es fascinante escuchar el desarrollo y crecimiento progresivo de los temas de cada movimiento, su enorme majestuosidad, su dinamismo y su belleza, también lo es apreciar la delicadeza instrumental de sus pasajes más ligeros, juguetones o sencillos.

Y en la interpretación dejada por Böhm y la Filarmónica de Viena (repito, increíblemente bella) podemos apreciar toda la belleza de esta obra bruckneriana, la obra que quizá marca el inicio del gran Bruckner. Un inicio absolutamente bello y digno de ser tenido entre las grandes obras musicales.


Espero que disfruten de esta maravillosa interpretación y si gustan aprecien también la de la Cuarta Sinfonía en el enlace incluso en esta entrada. En ambos casos disfrutarán de una música soberbia y de unas interpretaciones que aún siguen asombrando por su belleza.





Bruckner
Sinfonía nº 3
Böhm
Orquesta Filarmónica de Viena
Septiembre de 1970
Versión de 1889 (1888/89) en la Edición de Leopold Nowak de 1959