Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

viernes, 21 de febrero de 2014

Beethoven. Obertura Egmont. Concierto para Piano nº 3. Sinfonía nº 5. George Szell. Emil Gilels. Salzburgo. Orquesta Filarmónica de Viena. 1969.


Queridos amigos esta noche actualizamos una de las entradas que más visitas ha tenido en Sentidos. Una entrada de los inicios de este espacio allá por febrero de 2010, posteriormente actualizada en octubre de 2012 y que de nuevo volvemos a colocar en portada de este nuestro espacio, con el contenido original y alguna actualización fotográfica, por su especial valor, su enorme calidad técnica, musical y emocional. 

Un disco realmente soberbio, maravilloso, espectacular. Un Beethoven como pocos podrán escuchar y unos intérpretes y ocasión irrepetibles.

Que disfruten de ella.

29 de octubre de 2012

Queridos amigos esta entrada fue publicada originalmente el 1 de febrero de 2010. Con motivo de la renovación de los archivos me ha parecido oportuno que en lugar de publicarla como nueva actualización, la volvamos a poner al frente de este espacio. Quizá sea una opción que siga en adelante con otras grabaciones y entradas iniciales que estoy reponiendo y que quedan algo relegadas a aquellos que están suscritos a los comentarios o entran a menudo en la página de Nuevas Actualizaciones. Podría ser una forma de darles de nuevo vida y ofrecerlas a los nuevos amigos que han entrado recientemente a este nuestro espacio.

Es un disco realmente portentoso, maravilloso, excepcional. Como verán muchas frases están dichas en aquellos momentos iniciales de la andadura de este blog, por ejemplo la referencia que se hace a Furtwängler ...del que ya hablaremos...y podrán ver que entonces era un poquito más parco en palabras lo que no sé si es mejor para los sufridos seguidores de Sentidos ya que últimamente me extiendo demasiado y a veces me repito en los calificativos (sencillamente me cuesta encontrar otros) pudiendo llegar a ser un poquillo plomazo.

Además, debo reconocerles que mientras preparaba el archivo FLAC (en esta ocasión totalmente recomendable) estaba escuchando el disco en Mp3 y sinceramente estaba asombrándome por momentos de la extraordinaria energía, intensidad y magnetismo que tiene esta grabación. Creo que merece la pena volver a destacar este disco y que no quede olvidado como una referencia actualizada. 

Ya nos indicarán qué les parece queridos amigos.



La entrada original de febrero de 2010 se iniciaba así:

Estimados amigos, entramos en otra dimensión.

Beethoven por Szell, grabación en directo, al piano Gilels, Salzburgo, Filarmónica de Viena.

Una conjunción de personas, lugar, fecha y orquesta que da como resultado una grabación absolutamente impresionante, irrepetible y que os dejará verdaderamente conmovidos e impactados. Una delicia para los oídos, una sonoridad espectacular ¡qué toma de sonido más absolutamente excepcional! que forma de percibir las dinámicas, los timbres, las individualidades sonoras.

El concierto para piano supera ampliamente a la grabación en estudio de EMI con Cleveland y el mismo Gilels y se acerca muy mucho a la deliciosa y viva grabación de CBS con Fleisher y Cleveland. Pero, insisto, esta toma sonora impacta.

En cuanto a la Quinta Sinfonía, no sabría qué decirles. Para mí, la mejor de cuantas he escuchado, Furtwängler aparte, del que ya hablaremos, junto a la de Kleiber y la Orquesta del Concertgebouw pero con una diferencia: los vieneses están desenfrenados, casi como años antes lo estaban los músicos de Dresde en la interpretación de esta preciosa sinfonía. Un tercer movimiento fantástico con una transición al movimiento final y una conclusión que necesita un reposo cuando terminas de escuchar la obra para decir ¡Dios mío, qué pena no haber estado allí!

Y como entrada y aperitivo una Obetura Egmont maravillosa, dinámica, sonora, impactante, viva, impresionante y poderosa. 

Un disco excepcional, un testimonio de unos conciertos y de una época que son irrepetibles.



Beethoven
Obertura Egmont 
Concierto para Piano nº 3
Sinfonía nº 5
Emil Gilels, piano
George Szell
Orquesta Filarmónica de Viena
Grosses Festpielhaus Salzburgo, 24 de agosto de 1969
Orfeo D'Or










16 comentarios:

  1. Felicitaciones por este gran espacio dedicado a la música y por sus excelentes selecciones.
    Le deseo mucho éxito y larga vida.

    ResponderEliminar
  2. JULIO
    TE SIGO DESDE LA INVITACION QUE NOS HICISTE EN "LOS GRANDES DIRECTORES". EXCELENTE SELECCION DE MUSICA, MUY EN ESPECIAL ESTE DISCO DE SZELL... FELICIDADES!

    ITZEL VALVA

    ResponderEliminar
  3. Se actualiza y renueva la entrada original del 1 de febrero de 2010 de Beethoven. Obertura Egmont. Concierto para Piano nº 3. Sinfonía nº 5. George Szell. Emil Gilels. Orquesta Filarmónica de Viena. 1969. Merece la pena.

    ResponderEliminar
  4. Julio, esta vez voy a ser muy cortito y decir solo una cosa: ¡¡ YO SI ESTUVE ALLI !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Alejandro, ¡increíble! qué maravillosa experiencia tuvo que ser amigo mío. Me alegro, me alegro un montón.

      Eliminar
  5. Muchas gracias Julio¡¡¡. Con esas palabras tuyas no queda más remedio que ir a por el. Además los interpretes son de lujo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángerl, querido amigo, no te va a defraudar. Excepcional e irrepetible. Ya nos dirás. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Julio. Escuchado al completo este documento de Szell. Que maravilla. Vaya frescura en interpretación. La escucha de estas tres piezas en este directo son terapeúticas. Que bien sientan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Manuel,ya sabes que hemos comentado muchas veces cómo Beethoven es de intenso y desde ahora me quedo con tu referencia, "terapéutico".Muy buena. Es cierto su escucha te llena de fuerza.
      Un fuerte abrazo compañero.

      Eliminar
  7. Siempre tuve como versión preferida de la Quinta la de Karajan del 63. Pero esta creo que la supera ampliamente. Se prende fuego la orquesta. ¡Muchas gracias por subirla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ignacio, un placer leer tu comentario. Son interpretaciones distintas. La de Karajan es una verdadera maravilla. Este disco lo que a mi modesto entender tiene es una magia especial. No sé cuál es el motivo pero resulta realmente impactante, electrizante. Me alegro que te haya gustado.

      Eliminar
  8. Julio....que barbaro..en que mundo estaba que no vi esto en 2010, ME HAS BOTADO DE LA SILLA....que joya de joyas....Barbaro.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ernesto, no sé, no sé, jejeje, pero es un disco excepcional, una de las más increíbles interpretaciones de Beethoven jamás escuchadas por quien te escribe. Soberbio.

      Eliminar
  9. Es la mejor Quinta de la historia del disco, para situar al lado del pedestal en el que se alzan varias de Furtwängler, y la de Carlos Kleiber (no la cartesiana y fría, a mi entender, tan alabada por la crítica, con la Wiener P.O., sino la que dirigió con Chicago). Y, por supuesto, para mí oído, la mejor de Szell. Muchísimas gracias por la noticia, pues no la conocía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo estoy casi en total acuerdo con usted. Una Quinta mágica e impresionante. ¿La más grande? Quizá, quizá.

      Eliminar
  10. Actualizada la entrada/Updated entry: Beethoven. Obertura Egmont. Concierto para Piano nº 3. Sinfonía nº 5. George Szell. Emil Gilels. Salzburgo. Orquesta Filarmónica de Viena. 1969.

    ResponderEliminar