Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

domingo, 9 de febrero de 2014

Bruckner. Sinfonía nº 9. Schuricht. Orquesta Filarmónica de Viena. 1961.


Mis queridos amigos dejamos esta noche de fin de domingo un enorme, impresionante, maravillo disco. El soberbio registro del maestro Carl Schuricht realizado con los filarmónicos vieneses de la Novena Sinfonía de Bruckner.

Una de las obras más impresionantes que se pueda tener el placer de escuchar y más aún si lo que se escucha es un estremecedor, sincero, poético, bello y claro manifiesto de sinceridad interpretativa de esta obra; un testimonio de cómo hacer verdaderamente sencillo, asequible, hermoso e inmediato una música de una profundidad espiritual sin parangón. 

Y el viejo maestro Schuricht lo consigue ya desde los primeros compases, esos impresionantes sonidos iniciales de este monumento musical, que son traducidos de una manera tan viva como intensa y vital de forma que ya quedas impregnado nada más iniciar de un sonido embriagador, impactante, profundo y hermoso. Evidentemente la dirección y la idea de la obra de Schuricht es parte fundamental del resultado final de la recreación de la obra pero debo indicar de manera vehemente quizá la enorme aportación, inconmensurable, soberbia, excelsa, rica y preciosista de una Orquesta Filarmónica de Viena que o bien estaba en estado de gracia o bien la gracia de la Música les impregnó durante su trabajo en esta grabación. Pocas veces he escuchado a esta orquesta con un grado tal de belleza como en este disco, con un algo especial, un alma o un ángel sonoro realmente sobrecogedor.


Si unimos la perfecta, fácil y sabia construcción que el maestro alemán realiza de la imponente partitura de Bruckner con la intervención mágica y sencillamente maravillosa de la orquesta vienesa nos encontramos ante uno de los más bellos registros realizados jamás de esta obra, comparable a cualquiera. 

Un discurso musical fácil, sin exabruptos, lineal, con los matices justos marcados en su intensidad y sentido. Un devenir mágicamente recreado con verdaderas manos de orfebre y de amante de la belleza y el sentido de la obra musical.

Un primer movimiento realmente impresionante, de un poder y de una energía incomparables; podemos decir casi estresante, sobrecogedor de alma, corazón y sentido; realizado pareciera de una vez, sin fisuras, hilando a la perfección la mágica estructura sonora del mismo. Sencillo, directo, libre, sobrecogedor, sobrehumano.

Un segundo movimiento que es tocado de forma realmente bella, con un equilibrio maravilloso de sonoridades, un juego perfectamente equilibrado de los diferentes bloques sonoros que unidos de forma especialmente bella nos deja ante nosotros un Scherzo poderoso sin llegar a ser pesado, intenso y profundo sin dejar de lado los preciosistas matices instrumentales (preciosas maderas y metales de los vieneses), contundente, de ritmo endiablado, con magia sonora. Una verdadera delicia.

Y mis queridos amigos un tercer movimiento que es pura hermosura, ejemplo perfecto de intensidad y profundidad, exposición perfecta de sentimiento y deseo. Un verdadero monumento sonoro que bien refleja la entrega permanente de nuestro amado Bruckner a su Dios, ad maiorem Dei gloriam, un reflejo musical del más profundo deseo de paz y reposo, de creencia firme y profunda en Él.

Un juego realmente impactante de temas sabiamente manejados por Bruckner, expresivos de dolor, resignación, entrega y al lado de confianza plena y ferviente deseo de paz infinita. Un movimiento repleto de juegos instrumentales en las cuerdas, impresionantes, las maderas y los bellísimos metales. Una delicia que conduce a un mundo sonoro realmente sobrecogedor, impactante y a la par serenamente bello. Un fin entregado por y quién en este arte de la composición a Dios confió y entregó todo con la seguridad y el convencimiento de ser su misión, su tarea y su esperanza, con total generosidad, amor y fe.


Queridos amigos espero que disfruten de este testimonio realmente impresionante de una obra única, excelsa y maravillosa. Un monumento musical por parte del maestro Schuricht y por los músicos de una Orquesta Filarmónica de Viena excelsa.

Una joya.

Anton Bruckner. Ad maiorem Dei gloriam.

Bruckner
Sinfonía nº 9
Carl Schuricht 
Orquesta Filarmónica de Viena
Grabación, del 20 al 22 de noviembre de 1961, Viena, Musikerein Grosser Saal.
Versión Original de 1894 en Edición de Leopold Nowak de 1951










8 comentarios:

  1. Gracias Julio. Gracias a usted dispongo de las versiones que siempre soñe escuchar de ese grande que fue Bruckner.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Fernando, estoy plenamente convencido que disfrutará con este CD de una forma especial. Es maravilloso.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Ante todo quiero empezar dándole las gracias por su blog, y por el tiempo que le dedica. Muchas Gracias

    Pues este disco me lo compré el pasado Diciembre y la verdad es que, al igual que a usted, me ha impresionado esta novena de Bruckner, sobre todo en su primer movimiento. Soy devoto de la que para mí es una de las más grandes versiones de esta obra. Me refiero a la versión que Giulini grabara para DG con la Filarmónica de Viena. He escuchado muchas otras versiones (Bernstein-Viena, Giulini-Chicago, Rattle-Berlin, Wand-Berlin, Celibidache...etc) y en todas ellas he encontrado momentos maravillosos, pero al final siempre veía la de Giulini con Viena como la más redonda.

    Con esta de Carl Schuricht "ha entrado una bocanada de aire fresco" en mi colección de novenas de Bruckner. Y es así porque me ha mostrado cosas que habían permanecidos ocultas para mi en el resto de versiones. Me encanta cómo destaca el pizzicato de la cuerda en el 2º tema y lo irregular de su ritmo.Y la fuerza y detalle de los metales en el final del movimiento.

    No quiero decir que la de Giulini haya perdido el particular 'cetro' que yo le otorgo en mi colección, pero ésta es la que más se le acerca, no porque sea igual, sino precisamente porque es distinta. Dos versiones complementarias de la misma obra.

    La Filarmónica de Viena sin palabras para describirla (o quizás demasiadas para que quepan en este comentario).

    Sonido excelente, toma sonora espectacular, cristalina y con un rango dinámico realista (el sonido no se viene abajo en los tuttis). Parece mentira que esté grabada en 1961 después de los churros sonoros que hemos tenido que padecer posteriormente con grabaciones más modernas y grabaciones digitales.

    Muchas Gracias de nuevo por su tiempo y por su Blog






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Rafael, es un enorme placer recibie este comentario en una entrada que pienso es de merecido reconocimiento. Sus palabras llegan a expresar de forma clarísima la sensación que puede producir en una primera escucha. Me encanta esa expresión de "bocanada de aire freso", así es, así es. Como una renovada visión de esta excepcional música, de manera digamos fresca y nada anquilosada. Como usted, tengo mis preferencias que se reparten, dependiendo del momento entre Giulini y Bernstein, pero es bien cierto que este querido Schuricht te da algo especial que se agradece sobremanera.
      Y no puedo más que compartir con usted esa "falta" de vocabulario para describir qué hace la Flarmónica de Viena con esta música: algo digamos simplemente excepcional como lo es también, qué razón tiene, esa toma sonora viva, clara, matizada, poderosa. Una joya de verdad.
      Muy agradecido de nuevo por su comentario.
      Siempre digo que estos son los que nos hacen a todos aprender y apreciar un poquito más cada disco que dejamos.
      Un fuere abrazo.

      Eliminar
  3. Gracias Julio. creí tener "todas" las novenas interesantes, las que señala Rafael más arriba i las de Horestein i Furtwangler. Veo que no era así. ¿cómo no dejarse tentar después de leer tan magníficos comentarios? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Manel, ciertamente como dices creo que debes dejarte tentar por este disco. No te va a defraudar. El comentario de nuestro amigo Rafael describe de manera extraordinarimente clara la profundidad de contenido musical del mismo. Una joya. Y siempre hay tiempo para dejarse seducir por nuevas recreaciones que como es el caso pienso son excepcionales.
      Ya nos comentas tus impresiones.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. A ti querido Guiller. Espero que disfrutes de ella. Como bien indican nuestros amigos, a los que me uno, un disco que deja huella.

      Eliminar