Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

sábado, 31 de marzo de 2018

Rimsky-Korsakov. Scheherazade. Tchaikovsky. Capriccio Italiano. Ob 1812. Karajan. Orquesta Filarmónica de Berlín. 1967. 1966. 1966.


Queridos amigos, dejamos esta noche un magnífico disco, sensacional y extraordinario.

Corresponde a las grabaciones realizadas por Karajan de obras de los maestros Rimsky y Tchaikovsky. Las obras presentadas resultan francamente sorprendentes en sus resultados: mágicos.

Comenzamos por la suite sinfónica del maestro Rimsky, Scheherazade. Absolutamente impactante la recreación de Karajan. Una grabación realizada en uno de los momentos de mayor brillantez de su Filarmónica de Berlín y que cuenta además con una actuación del primer violín Michel Schwalbé que es para quitarse el sombreo. Amén de ello nos encontramos con una orquesta cuyas cuerdas son gloria bendita, con un refinamiento sonoro y técnico absolutamente maravilloso, enorme claridad, virtuosismo fuera de lo común y atriles tales como los violines, las trompas o las maderas resultan de una perfección, brillantez y calidez realmente sensacionales.

A todo ello le sumamos a un maestro como Karajan que nos muestra en este registro su capacidad de manejar la orquesta con el fin de lograr su ideal sonoro, de usar el virtuosismo como parte de la belleza global de la obra, de sacar a relucir timbres y colores perfectos, de perseguir una claridad de exposición y de sonido y de acompañar a todos con una vitalidad y energía desbordantes.

La obra fue compuesta en 1888, basada en Las mil y una noches. Como era muy frecuente en aquellos años combina dos características comunes a la música rusa: una deslumbrante y colorida orquestación y un interés por los temas de Oriente. ambos aspectos son muy marcados particularmente en esta composición del maestro Rimsky.


La suite está dividida en cuatro movimientos. El compositor en principio les dio títulos, pero posteriormente los eliminó reemplazándolos por las indicaciones de tiempo en un intento de no favorecer la visión de una historia en el desarrollo de la música, evitar una lectura programática de la misma.

Los títulos originales son:

I. El mar y el barco de Simbad: Largo e maestoso - Lento - Allegro non troppo - Tranquillo
II. La historia del príncipe Kalendar: Lento - Andantino - Allegro molto - Vivace scherzando - Moderato assai - Allegro molto ed animato 
III. El joven príncipe y la joven princesa: Andantino quasi allegretto - Pochissimo più mosso - Come prima - Pochissimo più animato
IV. Festival en Bagdad. El mar. El barco se estrella contra un acantilado coronado por un Jinete de bronce: Allegro molto - Lento - Vivo - Allegro non troppo e maestoso - Lento - Tempo come I

El propio maestro indicaba lo siguiente: "Es en vano el buscar leitmotivs siempre vinculado a tales imágenes. Por el contrario, en la mayoría de los casos, todos estos aparentes leitmotivs no son más que materiales puramente musicales para el desarrollo sinfónico. Estos motivos pasan y se extienden por toda la obra, uniéndose sucesivamente y entrelazándose. Aparecen cada vez bajo diferente luz, mostrando cada vez distintas características y expresando nuevas situaciones, y corresponden cada vez a imágenes y cuadros diferentes."


Los otros dos registros corresponden a obras ampliamente conocidas de Tchaikovsky, compositor por el que Karajan sentía una gran admiración.

El Capricho Italiano suena en manos de Karajan pleno de romanticismo, un punto alejado de la fuerza y energía con la que otros directores nos la presentan; una recreación dotada de una brillantez instrumental sensacional y que se interpreta por los berlineses con una perfección llena de pasión que impacta de manera inmediata.

La obra es un homenaje del compositor a Italia, homenaje que Tchaikovsky quería hacer a un país en el que fue recibido con alegría y cariño, e incluye varios temas populares del folclore italiano expuestos de forma sensacional en su orquestación, melodías y sentimientos haciendo que se convierta en una pieza brillante y emotiva. Está dedicada a Karl Davydov violonchelista ruso de gran renombre durante su época, descrito por el propio Tchaikovsky como el "zar de violonchelistas". Se estrenó el 18 de diciembre de 1880 en Moscú por la Russian Musical Society RMS Orchestra bajo la dirección de Nikolái Rubinstein.

Karl Davydov

La Obertura 1812, pieza de amplísima difusión general, nos es dejada en esta interpretación con el añadido de la presencia del Don Kosaken Chor Serge Jaroff formación que el mismo Karajan había conocido y es cuchado en sus tiempos de juventud y que siempre le había impactado. en esta versión el coro comienza la obra con una melodía religiosa de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Sálvanos oh Señor, que sustituye a la forma tradicional sin coro en la que ese inicio es ejecutado por ocho violonchelos y cuatro violas.

En 1880, Nikolái Rubinstein, amigo y mentor de Tchaikovsky, le sugiere componer una gran obra conmemorativa para ser interpretada en las festividades que se avecinaban para los próximos años. Esas festividades eran amplias y de enorme valor para Rusia.

La primera sería la inauguración en 1880, estaba por concluir su construcción, de la catedral de Cristo el Salvador, encargo del zar Alejandro II para conmemorar la victoria rusa en 1812 frente al avance de la Grande Armée de Napoleón Bonaparte hacia Moscú. Al año siguiente en 1881 se celebraría el vigésimo quinto aniversario de la coronación de Alejandro II y finalmente en 1882 Moscú sería sede de la Exhibición de Arte e Industria. 

Nikolái Rubinstein

Tchaikovsky comenzó a trabajar en la composición el 12 de octubre de 1880, concluyendo seis semanas más tarde. La obra estaba pensada para ser interpretada en la plaza frente a la catedral, con una banda de metales acompañando a la orquesta, las campanas de la catedral y otras campanas en los alrededores tocando repiques, y salvas de artillería disparadas con un panel eléctrico para asegurar la precisión requerida por la partitura, en la cual cada disparo debe sonar en el momento adecuado. Sin embargo, este plan tan complejo y ambicioso no pudo ser llevado a cabo. El asesinato de Alejandro II en marzo de 1881 restó por otro lado impulso al proyecto.

En 1882, en la Exhibición de Arte e Industria, la obertura fue estrenada. Concretamente en Moscú el 20 de agosto de 1882 dirigida por Ippolit Al'tani en una carpa cerca de la inacabada Catedral de Cristo Salvador y su estreno fue con una orquestación convencional.

Catedral de Cristo Salvador

La Catedral de Cristo Salvador fue inaugurada finalmente un año después, el 26 de mayo de 1883, día de la coronación del zar Alejandro III. (Desgraciadamente el 5 de diciembre de 1931 fue derribada por el estado soviético para construir el Palacio de los Sóviets, nunca terminado, y más adelante en los años 60 una piscina pública llamada Moscú. En la actualidad está reconstruida desde el año 1999 fiel a su diseño original).



Espero que disfruten de esta verdadera maravilla de disco. Merece la pena escucharlo.


Rimsky-Korsakov
Scherazade*

Tchaikovsky
Capricho Italiano
Obertura 1812**

Orquesta Filarmónica de Berlín
Michel Schwalbé, violín*
Don Kosaken Chor Serge Jaroff**
Herbert von Karajan

Grabaciones:

Berlín, Jesus-Christus-Kirche

Scherazade, 26 al 31 de enero de 1967
Capricho Italiano, 13 de octubre de 1966
Obertura 1812, 29 de diciembre de 1966









Visitar también:


Tchaikovsky. Obertura 1812. Eugen Onegin. Polonesa. Vals. Serenata para Cuerdas. Karajan. Orquesta Filarmónica de Berlín. 1966. 1971. 1966.


Rimsky Korsakov. Schéhérazade. Borodin. Sinfonía nº 2. Kondrashin. Royal Concertgebouw Orchestra. 1979. 1980.


Rimsky. Shéhérazade. Stravinsky. El Pájaro de Fuego. Bernstein. Orquesta Filarmónica de New York. 1959. 1957.


Rimsky-Korsakov. Scheherazade. Antar. Ernest Ansermet. Orquesta de la Suisse Romande. 1960. 1954.



4 comentarios:

  1. Muchas gracias, Don Julio. Una joya discográfica, en efecto. ¡Feliz Pascua de Resurrección!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, señor Julio, por compartir este inefable viaje por la historia literaria del misterioso Oriente, su embrujo..., por un Maestro de la orquestación y en ¡24 bits!... Y el agregado de Tchaikovsky bajo la batuta del exquisito Karajan. Esto es eculpir en la memoria por siempre. Saludos y misterios.




    ResponderEliminar
  3. Hola Julio y amigos seguidores de este estupendo blog dedicado a la música. Yo, si me lo permitís y aun considerando excelente la versión de Karajan sigo pensando que aun mejor son las versiones de Sheherazade de Ernest Ansermet en Decca Legends -toda una leyenda, ciertamente, la dirección de esta obra por el maestro suizo- aunque tampoco se queda atrás la versión de Sergiu Celibidache con la orquesta Sinfónica de Turín de la RAI-Radiotelevisione Italiana de 1967. Lástima que esta última grabación no tiene un sonido especialmente brillante, pero hay que reconocer que contra lo que era habitual, los profesores de la orquesta estuvieron especialmente inspirados en ese concierto de 1967 que pirateó la discográfica Arkadia, especialista en estas lides. Os deseo un feliz día de Pascua.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Julio!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar