Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

jueves, 28 de julio de 2011

Granados. Doce Danzas Españolas. Danza lenta. Allegro de Concierto. Valses Poéticos. Alicia de Larrocha, Piano. 1964 a 1967.


Queridos amigos, con un poquito de retraso (cosas de las subidas y de cierto cansancio personal) dejamos hoy este bellísimo CD en homenaje al maestro Granados del que el pasado día 27 se cumplían años de su nacimiento.

Granados es uno de los grandes músicos españoles del final del siglo XIX y principios del XX, tristemente fallecido junto a su esposa en el hundimiento (curiosidades de la vida pues el mar era algo que le daba pánico) del buque francés Sussex en el Canal de la Mancha por un submarino alemán (U-29) a mitad del transcurso de la I Guerra Mundial. Una gran pérdida para la música española e internacional.

Asociado al llamado nacionalismo español, Granados no se puede decir que directamente fuera unos de sus defensores fundamentales. Su amplitud de miras musical era mayor y si bien es cierto que en mucha de su música hay trazas de esa idea nacionalista su horizonte era más lejano, más europeo, más internacional.


Hijo de militar, tas un accidente de caballo de su padre, la familia recala en Barcelona donde comienza la andadura musical de Granados. Primero con algunas clases privadas, mucho estudio personal, el paso por la Escolanía de la Mercé, los conciertos privados, etc. 

En esa época es esencial el contacto de Granados con el tenido por fundador de la Escuela Catalana de Piano,  Juan Baptista Pujol, músico por el que, entre otros, pasaron Malats, Vidiella y Albéniz. Fundamental en su formación, básicamente transmitió la importancia en el manejo de los pedales, el color y la claridad en la interpretación-recreación de la música de piano. Tras la formación con Pujol, Granados pasa a tomar clases del gran maestro Felipe Pedrell, impulsor fundamental del Renacimiento Musical Español de finales del XIX. 

Gracias a la ayuda de algunas figuras importantes de la vida cultural catalana y a sus trabajos en los cafés, Granados realiza su ansiado viaje a París. No pudo acceder al conservatorio por problemas de salud y de edad (¡qué manía con poner límites al arte!) y tomó clases privadas con de Bériot (profesor de Ravel y Viñes). Su influencia se destaca de nuevo en impulsar el colorido musical, la vitalidad musical, la viveza y las improvisaciones. Sin embargo París no dejó una huella profunda en el alma de Granados y regresó a Barcelona en 1890, la fecha aproximada de la publicación de las Doce Danzas Españolas, de enorme acogida mundial. En 1891 participa en la creación del Orfeó Catalá (desligándose de las luchas políticas). Tras un primer y breve paso por Madrid, sin gran éxito, regresa de nuevo a Barcelona. 


En años sucesivos desarrolla una importantísima labor docente y musical destacando la fundación de la Escuela Granados cuna entre otros de grandes pianistas españoles como Marshall, de Larrocha o Sabater. Por estos años, principios del siglo XX, compuso su precioso Allegro de Concierto, obra genial, bellísima y sencillamente maravillosa. Apasionado de Goya se basa en su idea vital y su época para componer la suite Musical Goyescas, otra obra de impacto nacional e internacional y que le permitió saltar el charco a los EEUU donde finalmente tendría lugar el estreno de la obra comandada por la Ópera de París (ante las circunstancias bélicas se trasladó para su estreno a New York). Goyescas fue un éxito enorme, sensacional, increíble. Pau Casals tuvo mucho que ver en ello por su enorme y desinteresada entrega a la perfección de la obra en los ensayos y el apoyo personal prestado a Granados. 

Tras el éxito vino la tragedia. En el viaje de vuelta la desgracia y la locura de la guerra se cobró la vida de muchas personas que viajaban en el Sussex, entre ellas la de Granados y su mujer Amparo. Un final trágico de un gran músico en la plenitud de su desarrollo, un final presagiado incluso por el compositor que intentó por todos los medios retrasar y cambiar los embarques.

Les quiero dejar uno de los disco más bellos que quizá se hayan grabado de la música de Granados. Un disco increíble en el que la gran Alicia de Larrocha nos da un verdadero recital de pasión, belleza, descaro, vitalidad y musicalidad. No tiene desperdicio. 

Desde la primera a la última pieza todo rebosa belleza y arte. Su lirismo asoma por todas las notas y la sencilla musicalidad rápidamente cala tus sentidos. Simplemente es una música tan bella y está tan ricamente traducida que no puedes dejar de admirar su intensidad, su pasión, su lirismo y su poesía.


Las Doce Danzas Españolas, enormemente populares, tienen una traducción hermosísima, sin amaneramientos regionalistas, es sencillamente música poética y viva. La  Danza lenta y el Allegro de Concierto tienen una belleza sublime, una ternura emocional sin par y un colorido y sonoridad inquietantemente bellos. Y los Valses Poéticos son, sencillamente, una pequeña joyita del piano. 

Alicia de Larrocha, sin palabras. Impresionante, grande, musical, emotiva, técnica y sencillamente perfecta en la transmisión de las emociones de las diversas piezas.

Espero que lo disfruten. Les aconsejo con pasión que visiten a nuestro amigo Quinoff. En su entrada podrán apreciar una excepcional aportación a la figura de Granados.

(Notas de Wikipedia, CD, Enciclopedia de la Música de DG).

Granados
Alicia de Larrocha
Doce Danzas Españolas
Danza lenta
Allegro de Concierto
Valses Poéticos
Grabaciones de 1964 a 1967







Visitar también Versión Orquestal aquí.