Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

jueves, 21 de julio de 2016

Bruckner. Sinfonía nº 8. Harnoncourt. Orquesta Filarmónica de Berlín. 2000.



Queridos amigos finalizamos con esta entrega el recorrido, breve pero intenso y maravilloso, de Harnoncourt y las sinfonías brucknerianas grabadas para el sello Teldec. Nos queda nada más preparar y dejar para su audición la excepcional grabación que realizó el maestro de la Sinfonía nº 9 para RCA junto a la Filarmónica de Viena que espero no tardará mucho en estar lista.

Debo confesar que me apena que el maestro Harnoncourt no llegara a materializar un registro completo del conjunto de las sinfonías de Bruckner, sencillamente pienso que hubiera sido excepcional. Con sus diferencias habituales de fraseo, tiempos, color, ritmo, arquitectura y sonoridad que imprime Harnoncourt sus aproximaciones están llenas de enorme calidad musical y ejecutadas con orquestas de un altísimo nivel y de una tradición bruckneriana sin lugar a duda alguna. En cualquier caso la muestra que hemos ido dejando y que hoy tiene su penúltima entrega es excepcional y nos deja un sabor de boca muy dulce. Al menos a mí me han encantado todas ellas.

Esta Octava de Bruckner junto a una Filarmónica de Berlín excelsa y soberbia es un ejemplo más de la maravillosa capacidad de crear música que tenía el maestro Harnoncourt. Una música que llena, que se levanta poco a poco desde sus más pequeños detalles elaborando con ellos una estructura formal y sonora espectacular. Una verdadera maravilla de Octava ejecutada con amor, plena de belleza y con una técnica instrumental y directorial de una altura excepcional.

Espero que disfruten de esta hermosísima Octava de Anton Bruckner. 




Bruckner
Sinfonía nº 8

Harnoncourt
Orquesta Filarmónica de Berlín

Grabación
Berlín, Philharmonie
abril de 2000

Versión de 1890 en Edición de Leopold Nowak de 1955





Estuche completo









Visitar también:





9 comentarios:

  1. Caro Julio: podrias controlar el enlace del archivo FLAC? Parece ser que existe un problema. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Guiller. Es que por eeeoe lo he puesto son clave. A la tarde está. Muchas gracias por el aviso.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Solucionado querido Guiller. Que disfrutes.

      Eliminar
    2. A disfrutar de ella. Espero que te guste y deseo de veras que al resto de amigos les agraden estas obras brucknerianas de la mano de Harnoncourt. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pedazo de ciclo con el maestro Harnoncourt. El adagio de la 7 me dejó sin aliento, y eso que llevo escuchados, además de oidos, unas pocas de versiones de mi sinfonía bruckneriana preferida, amén de la 9. Gracias, Julio, y adelante con los faroles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querido Nowhereman por el comentario. Me agrada conocer la opinión de las obras. Yo no conocía estas grabaciones iniciales de Bruckner por Harnoncourt y reconozco que me gustan y bastante. Aportan algo diferente que no tengo capacidad para describir pero que te llega.
      Un fuerte abrazo.
      PD ¿Qué son los faroles? :-)

      Eliminar
  4. Tremendo aporte amigo Julio. Aqui de regreso despues de un semiretiro al igual que como Tu; pero en granm forma. Las ediciones de Harnoncourt Yo les llamaria "Akademic" con un estudio minucioso del tiempo y la forma; una vez dije que escuche una interpretacion suya de la "Cuadragesima" de Mozart y fue otro mundo el que oi. Quiza a alguno les carezca de pasionalidad sus interpretaciones pero ha de entenderse su vision de tal o cual obra; asi como oir al celberrimo "Cheli" y sus interpretaciones "relativsitas" (el tiempo/espacio) o al venerable Wand con una profunda interpretacion equilibrada de pasion y academismo segun mi percepcion. De todas fromas son de pleno gozo a cualquier "Bruckneriano"...eso si, ese Adagio es una interminable cuadro de serinidad; dolor compungido, ira de Dios, misericordia y redencion, triunfo y paz de que solo Dios puede dar. Gracias Julio!

    ResponderEliminar