Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

lunes, 16 de octubre de 2017

Bruckner. Sinfonía nº 5. Wand. Orquesta Filarmónica de Múnich. 1995.


Queridos amigos, continuamos las entregas de la colección de obras grabadas por el maestro Wand en vivo con la Filarmónica de Múnich.  

La entrega de esta noche corresponde a una sensacional interpretación de la Quinta Sinfonía de Bruckner. Obra excelsa como pocas y realmente impresionante.

Muchas interpretaciones hay de esta sinfonía bruckneriana. Particularmente no me puedo quitar de la cabeza la excepcional recreación de Jochum con el Concertgebouw de 1964 ni al maestro Furtwängler con los berlineses en 1942, pero la verdad es que cualquier interpretación de esta obra te ofrece siempre una novedad y te abre un nuevo mundo de detalles desconocidos o pasados por alto. En definitiva que siempre es buena la oportunidad para dar una escucha a esta sensacional obra y más aún si los interpretes son de la solidez y garantía como es el caso de Wand y la Münchner Philharmoniker.

La Quinta de Bruckner es una obra de enorme dificultad. Es una maravilla de construcción musical, de logros temáticos, de juegos de forma, de sonoridades, de belleza. Fue escrita entre 1875 y 1876, y sufrió leves cambios durante los siguientes años. Se interpretó en público por primera vez en una transcripción para dos pianos por Joseph Schalk y Franz Zottmann en abril de 1887 en la Bösendorfersaal, en Viena. La primera interpretación orquestal la dirigió Franz Schalk en Graz, el 8 de abril de 1894 con Bruckner enfermo y que no pudo asistir, es más, nunca pudo escuchar su sinfonía interpretada por una orquesta. La partitura está dedicada a Karl von Stremayr, ministro de educación del Imperio Austrohúngaro.



Podemos resumir brevemente su historia de la siguiente manera:
  • Versión de 1876, versión original. La primera versión no ha sobrevivido en su integridad, y no ha sido grabada.
  • Versión de 1878. Es la versión que se interpreta normalmente. Existe en las ediciones de Robert Haas (publicada en 1935) y Leopold Nowak (publicada en 1951), que no presentan diferencias significativas entre ellas.
  • Versión de 1896. La primera versión publicada, la misma que se escuchó en el estreno de la obra, fue editada por Franz Schalk. No está claro cuántas de las diferencias entre esta versión y la de 1878 se deben a Bruckner y cuantas a Schalk, pero está generalmente aceptado que la mayor parte de los cambios no fueron aprobados por el autor. Schalk transformó la instrumentación para hacerla sonar más wagneriana. Los cambios más significativos aparecen en la extensa coda del final, donde Schalk añadió platillos y triángulo, así como dobló los instrumentos de metal, para dar mayor brillo y potencia al pasaje (tradicionalmente conocido como los 11 Apóstoles).
En el disco que hoy dejamos, el maestro Wand se decanta por la Versión de 1878 en Edición de Robert Haas de 1935. Y hemos de remarcar la extraordinaria interpretación que nos ofrece. Una interpretación rica en su colorido, dinámica, ritmo y vitalidad; una recreación de sabia construcción formal, apasionada y brillante, de impresionante fortaleza en la forma de exponer los bloques temáticos y de una sencilla e inusual belleza. A todo ello, no está de más recordarlo, ayuda una formidable y maravillosa orquesta, una Filarmónica de Múnich conservadora de una tradición bruckneriana incomparable.



Espero que disfruten de esta maravillosa interpretación y de esta sensacional obra sinfónica.

Bruckner
Sinfonía nº 5

Günter Wand
Münchner Philharmoniker
Versión de 1878 en Edición de Robert Haas (1935) sin diferencias significativas con la Edición Nowak (1951)

Grabación, Gasteig, Múnich, Large Hall, (Philharmonie im Gasteig, München) 29 de noviembre al 1 de diciembre de 1995







Visitar también:





6 comentarios:

  1. Una maravilla! Muchas gracias, Julio!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente querido Guiller. Una quinta colosal, diferente y sensacional del maestro Wand.

      Eliminar
  2. Muchas gracias, Don Julio. Su excelente labor merece un aplauso. Otra vez, gracias.

    ResponderEliminar