Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

sábado, 19 de mayo de 2018

Beethoven. Die Geschöpfe des Prometheus. Halász. Melbourne Symphony Orchestra. 1995.


Queridos amigos, volvemos después de un parón algo más largo de lo habitual. Y lo hacemos de la mano de nuestro querido y estimado Beethoven.

En esta ocasión con un sensacional disco dedicado a una preciosa obra: Die Geschöpfe des Prometheus (Las Criaturas de Prometeo). La grabación está realizada por el gran maestro Halász al frente de la Sinfónica de Melbourne, una de esas orquestas de menor renombre pero que con un maestro de gran nivel rinde como una de las grandes. Y en este disco es así. Una preciosa interpretación por ambas partes, director y orquesta que nos deja un muy buen sabor de boca y un regusto muy beethoveniano.

La partitura de Beethoven Die Geschöpfe des Prometheus fue creada como ballet en colaboración con el coreógrafo, compositor y bailarín Salvatore Viganò. Encargado en 1800, el ballet fue la primera obra importante del compositor destinada al escenario. Fue estrenada en el Burgtheater de Viena el 28 de marzo de 1801 y resultó inicialmente un gran éxito teniendo en pocos años decenas de representaciones. No quita este singular éxito que la obra tuviera sus críticos que la tacharon de fragmentaria y deslabazada así como de demasiado simple para un ballet.

Salvatore Viganò

La obra completa, salvo la obertura que sí forma parte habitual del repertorio sinfónico concertístico, ha sido desde entonces generalmente descuidada y tenida como poco más que una curiosidad histórica. El texto de la obra no se conserva pero sí, gracias a Dios, toda la partitura de Beethoven. El maestro usa el tema principal de la obertura en la primera sinfonía y el del último número en la Tercera Sinfonía y en las 15 variaciones con fuga para piano en mi bemol mayor, las llamadas Variaciones Eroica Op. 35.

La obra tiene 2 actos con 18 movimientos estructurados tal y como siguen:

Partes / Movimientos

Acto I
  1. Obertura. Adagio - Allegro molto con brio
  2. Introducción. Allegro non troppo
  3. Poco Adagio. Allegro con brio
  4. Adagio - Allegro con brio
  5. Minuetto. Allegro vivace
Acto II
  1. Maestoso. Andante
  2. Adagio. Andante quasi Allegretto
  3. Un poco Adagio. Allegro
  4. Grave
  5. Marcia. Allegro con brio - Presto 
  6. Adagio. Allegro molto 
  7. Pastorale. Allegro 
  8. Coro di Gioja. Andante 
  9. Solo di Gioja. Maestoso - Adagio - Allegro 
  10. Terzettino Grotteschi. Allegro - Comodo 
  11. Solo della Signora Cassentini. Andante - Adagio - Allegro - Allegretto 
  12. Coro, Solo di Vigano. Andantino - Adagio - Allegro 
  13. Finale. Allegretto - Allegro molto - Presto 

Salvatore y María Viganò (Medina en su origen español)

La sensacional composición del maestro Beethoven nos recrea una serie de cuadros vivientes, por momentos recordando ahora a Haydn, ahora a Mozart, ahora a Gluck, y que son verdadero y puro Beethoven. Al final del recorrido musical llegas sintiendo que has vivido las sensaciones e ideas del maestro, sus percepciones en forma de una secuencia de imágenes fugaces y sombrías de su pasado, presente y futuro. 

Los Geschopfe, las criaturas, somos los humanos que aún no se han hecho completamente humanos a través de sus encuentros con Apolo y las musas: la música de Beethoven encarna esa transformación vital. Y quizá la elaboración de la obra sirva a Beethoven para su proyecto de la excepcional Tercera Sinfonía, en lo musical y en su sentido humano y trascendente, una especie de taller musical entre sus dos primeras sinfonías que le servirá para vertebrar su posterior obra.


El compositor prueba formas para traducir una amplia variedad de estados de ánimo; desarrolla combinaciones instrumentales y modelos de efectos sonoros para lograr un conjunto efectivo de conclusiones musicales; usa numerosos juegos rítmicos, que veremos luego en sus Scherzi; pone en uso extensos enlaces y pasajes en tutti; muestra secuencias lentas, cambios de tempo repentinos; juega con solos inusuales (arpa y el corno di basseto); experimenta con las líneas melódicas, su tensión y fortaleza.

Podemos aventurar incluso que en esta obra se encuentran las semillas de muchas ideas, que luego emergen y luego se convierten en los sellos distintivos de la música de Beethoven. Se puede llegar a intuir material preparado para la Quinta, Sexta, Séptima o Novena sinfonía de una manera similar a como lo encontramos para su Tercera.

Espero que disfruten de esta preciosa obra y de la no menos preciosa recreación de Halász al frente de la Sinfónica de Melbourne.


Beethoven
Die Geschöpfe des Prometheus op. 43 Ballet

Melbourne Symphony Orchestra
Michael Halász

Grabación:

Iwaki Auditorium, Southbank, Victoria, Australia, febrero de 1995









4 comentarios:

  1. Gracias Julio!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido anónimo, muchas gracias. Espero lo hayas disfrutado. Es un disco precioso.

      Eliminar
  2. Thanking you - much appreciated.

    Cheers,

    Douglas (UK)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you dear friend Douglas. That you enjoy this beautiful work.

      Eliminar