Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

domingo, 28 de febrero de 2010

Schumann. Integral de las Sinfonías. Obertura Manfred. George Szell, Cleveland Orchestra. 1958, 1959 y 1960.



Un disco absolutamente excepcional este que os dejo donde se recoje la integral de las sinfonías de Schumann grabadas por el gran George Szell y ese instrumento orquestal maravilloso que forjó, la Orquesta de Cleveland.

Creo que junto a su integral de Beethoven supone una de las más altas cotas interpretativas de Szell. Posiblemente existan mejores versiones (aunque esto de las versiones es algo muy particular y huyo de decirlo) de sus sinfonías (particularmente me impresiona Furtwängler y su excepcional cuarta y Celibidache es sus grabaciones de EMI) pero este disco auna lo mejorcito de esas grabaciones y es de lo más genial que he podido escuchar de las sinfonías de Schumann.



Tiene una sonoridad seca sin dejar de ser emotiva, un ritmo absolutamente maravilloso, una orquesta en una forma excepcional, una fuerza impresionante y una emotividad increíble. Hay ligereza y pasión, arrebato y contención, dulzura y rabia, fuerza y pasión.

La afinidad Szell-Schumann remonta a sus años de juventud siendo la primera ocasión en que lo dirigió en una sinfonía, la cuarta, en el año 1929 siendo Director de la Ópera Alemana de Praga al frente de la Filarmónica Checa. Sus inicios en EEUU también fueron mediante interpretaciones de obras de Schumann, concretamente con la Orquesta Sinfónica de Saint Louis con la Renana. Abrió los conciertos radiofónicos de la NBC de Toscanini con la cuarta y según su discografía en 19 de las 24 temporadas como Director Musical de Cleveland programó al menos una de las sinfonías de Schumann al igual que hizo en cada una de las giras internacionales de la orquesta.

El CD recoje grabaciones de los años 1958, 1959 y 1960 y va acompañado de un pequeño estudio sobre estas grabaciones y el acercamiento de Szell a Schumann realizado por el propio Szell con ocasión del 150 aniversario del nacimiento de Schumann en el 1960.

La vitalidad de todas las sinfonías, la sonoridad de los metales y maderas, la finura de las cuerdas, todo, todo está maravilloso. Y el pulso emotivo y rítmico de Szell es fantástico en todas y cada una de ellas. Es un disco excepcional, para saborear y deleitarse con él y apreciar un fantástico compositor Romántico, impetusoso, emotivo, fuerte, obstinado, dulcemente intenso.

Un disco para apreciar y para deleitarse con esta maravillosa Orquesta de Cleveland, con Szell y con Schumann. Un sonido notabilísimo para los años que tiene. Una joya de la discografía.




Schumann
Integral de las Sinfonías
Obertura Manfred

George Szell
Orquesta de Cleveland

Grabaciones:

Sinfonía nº 1, 24 y 25 de octubre de 1958
Sinfonía nº 2, 24 de octubre de 1958
Sinfonia nº 3, 21 de octubre de 1960
Sinfonía nº 4, 12 de marzo de 1960
Manfred, 21 de enero de 1959

Severance Hall, Cleveland, Ohio







Actualización fotográfica y de fechas aquí.




Visitar también la entrada posterior aquí.

Mahler. Sinfonía nº 9. Bernstein. OF de Viena. Ciclo DVD. Berlín, 1971.



Retomamos a Mahler, Bernstein y sus grabaciones para DG remasterizadas en DVD.

Os dejo esta grabación de la maravillosa, emotiva y profunda Sinfonía nº 9.

Bernstein tiene, desde mi punto de vista, una aproximación aún mejor en su interpretación con la Orquesta Filarmónica de Berlín años más adelante, pero esta versión con la Filarmónica de Viena es de una calidad extraordinaria y mantiene el pulso emotivo de la misma manera que con Berlín. Un pulso que no cede y que alcanza su intensidad máxima en el movimiento final. 

Poco hay que pueda yo añadir o comentar sobre esta obra. Es una maravilla. Su movimiento final me sigue produciendo el mismo impacto emocional que la primera vez que lo escuché. Cierro los ojos y me traslado a un mundo imposible de paz, de emoción -contenida a duras penas-, de inmensa alegría, de pensamientos sencillamente dulces y tranquilos. ¿Es vida o es el fin? o ¿es la vida en el fin?; no sé, pero es de una belleza inconmensurable.


La grabación está tomada en marzo de 1971 en Berlín en la sala de la Philharmonie de Berlín durante una gira con la Orquesta Filarmónica de Viena. Representa un pasito más en la evolución de la concepción y del amor de Bernstein por Mahler. Un poquito más profunda y emotiva que su versión de New York de Sony y casi a la altura de sus posteriores acercamientos con la Filarmónica de Berlín (insuperable) o el Concertgebouw de Amsterdam. La unión entre Bernstein y Viena era en aquellos años cada vez más íntima y la prestación de la orquesta es excepcional. El sonido de esas cuerdas en el final del cuarto movimiento sigue siendo de una intensidad sin parangón. La forma en que se apaga el movimiento es soberbia, ricamente expresiva, de una intensidad y dulzura imposibles de describir. Me sigue produciendo escalofríos y me sigue haciendo brotar lágrimas de sencilla, sentida y profunda emoción.

Mahler
Sinfonía nº 9
Orquesta Filarmónica de Viena
Bernstein
Berlín, marzo de 1971. DVD. DG.

Charles Ives. Sinfonías nº 2 y nº 3. Bernstein, OF de New York. 1958 y 1965.



Toca la ocasión de dejaros este disco con música de Charles Ives. Un disco francamente delicioso. Ives resulta un músico que te gusta o te disgusta. Si te gusta, resulta definitivamente unido a tus emociones para siempre.

Pese a las críticas actuales de muchos entendidos en música, cosa que no soy, sobre la fidelidad de esta interpretación de Bernstein y la OF de New York a la partitura de Ives y a existir discos más actuales con ejecuciones de las partituras revisadas, me sigue entusiasmando esta versión. No valoro si representa o no la idea original en la mente del autor ¿quién es capaz de hacerlo? sólo valoro lo que despierta en mi corazón y lo que es capaz de transmitirme. Y las versiones de Kenneth Schermerhorn y otros no logran emocionarme como lo hace esta.

Un detalle a remarcar y que fue habitual en la vida de compositor de Ives. Sus obras orquestales tenían un estreno muy tardío tas su composición.

El estreno mundial de la Segunda Sinfonía de Ives tuvo lugar en 1951 por los mismos intérpretes presentados. El concierto fue retransmitido radiofónicamente y escuchado por Ives que declinó al final asistir al estreno por motivos de edad y salud. Si que asistió su esposa y pudo recibir una calurosa acogida tras el éxito de la representación. 




La Tercera Sinfonía de Ives fue la primera obra orquestal mayor de Ives que se representó por una orquesta sinfónica profesional concretamente en el año 1946 por Lou Harrison y la New York Little Symphony Orchestra. Recibió el premio Pulitzer por ella.

En ambas obras se reutilizan fragmentos de composiciones previas de Ives de su época de juventud, bien de composiciones corales o de órgano. La estructuración de esas obras y el uso que hace Ives de ellas y la fusión con las ideas sonoras musicales europeas de Beethoven, Brahms, Bruckner, Dvorak y otros resulta extraordinariamente maravillosas y suena a Ives.


El disco que os dejo permite disfrutar de la música de este gran compositor americano independientemente de las posibles críticas existentes. Disfruten de él como una muestra de la emoción que la música puede llegar a producir (disfruten de ese Adagio Cantabile de la Segunda Sinfonía y su chelo, absolutamente maravilloso que canta directo al corazón, y tengan a mano un pañuelito por si alguna lágrima cae). En un futuro dejaré el disco de Bernstein en su segundo acercamiento con DG a la Segunda Sinfonía si cabe aún más profundamente emotivo que este.

Ives
Sinfonías nº 2* y nº 3 "The camp meeting"**
Leonard Bernstein
Orquesta Filarmónica de New York
Grabaciones, 
6 de octubre de 1958,  St. George Hotel, Brooklyn, New York* y 15 de diciembre de 1965, Philharmonic Hall, New York**












Hay una entrada posterior en la que se añadió el FLAC, aquí.

Pueden visitar la entrada con la interpretación posterior para DG aquí.

Elgar. Concierto para Violonchelo. Barbirolli. Jacqueline du Pré. OS de la BBC. Praga, 1967. Suites 1 y 2 de J.S. Bach. 1962.


Continuamos con otra obra maestra. El concierto para violonchelo de Elgar. Dos intérpretes de excepción e intimamente asociados a esta obra: Barbirolli y Jacqueline du Pré. El disco incluye también una curiosidad como es el acercamiento de Jacqueline a las suites de Bach.

Junto con el concierto de Dvorak, este de Elgar es la obra orquestal concertística para violonchelo más interpretada. Y de una manera justa. Se trata de una obra enormemente emotiva, absolutamente deliciosa, llena de fuerza, sensibilidad, profundidad y dulzura.

Compuesta por Elgar en una etapa particularmente difícil tras el final de la Gran Guerra, la obra representa de forma impactante la angustia, la desesperación y la desilusión que sentía y una mirada introspectiva a la muerte y la mortalidad. El mundo en el que había vivido se había desmoronado por completo. Retirado en el campo encontró la armonía y la paz que necesitaba y finalizó la composición de esta magnífica obra colaborando en su puesta a punto el futuro intérprete solista de la misma Félix Salmond.

El estreno del concierto estuvo a cargo del citado Félix Salmond el 27 de octubre de 1919 con la Orquesta Sinfónica de Londres dirigida por el compositor, en el Queen's Hall en Londres y con un jovenzuelo en los atriles de violonchelo: Barbirolli.

La versión que os dejo en este disco es maravillosa, a la altura o superando a la legendaria grabación de EMI. Está tomada de una interpretación realizada en Praga durante la gira que la OS de la BBC realizó a principios de 1967 por los países del Este.





La unión entre Jacqueline y Barbirolli es excepcional. El sonido de Jacquie es exquisito, dulcísimo y de una emotividad enorme. La orquesta y Barbirolli no le van a la zaga. El acompañamiento es enormemente expresivo en todos sus movimientos acompañan con la fuerza, la sensibilidad, la dulzura y la suavidad que precisa la obra. Sólo con la escucha del primer movimiento y de ese final maravilloso quedarán prendados.

En definitiva, una soberbia recreación humana de esta obra que, paradojas de la vida, asocia curiosamente su sentido con esta excepcional intérprete, por desgracia, prematuramente fallecida.

Elgar
Concierto para Violonchelo
Bach
Suites nº 1 y nº 2

OS de la BBC
Jacqueline du Pré
Barbirolli

Elgar, Praga, 3 de enero de 1967
Bach, BBC Studios, 1962 






domingo, 21 de febrero de 2010

Dvorak. Concierto para Violonchelo. Szell, Fournier, Orquesta Filarmónica de Berlín. 1961.


Una obra sublime del repertorio concertístico para violonchelo.
El magnífico Concierto para Violonchelo de Dvorak.

La obra fue compuesta entre finales de 1894 y principios de 1895 durante su estancia en EEUU y estrenada en Europa, en Londres en marzo de 1896 con Dvorak en la dirección y Leo Stern como solista tras un desacuerdo entre Dvorak y el destinatario inicial del concierto el chelista Hanus Wihan.

La obra no tiene componentes de base del folclore americano sino que es toda una demostración de esencia Bohemia a modo de un anticipando deseo del compositor de regresar a su tierra. Regreso marcado por otra parte por la grave enfermedad su cuñada Josefina Čermáková que moría escasamente un mes después, el 27 de mayo de 1895. Dvořák, enamorado de ella en su juventud, antes de que se casara con su hermana Anna, y que la seguía queriendo entrañablemente, decidió tributarle un homenaje musical insertando en el centro del segundo movimiento, y evocándolo rápidamente al final, un tema de melancólica melodía extraído de su Lied Op.82 "Lasst mich allein in meinen Traümen gehn" que era la canción preferida de Josefina. Posiblemente había un transfondo emotivo personal de Dvorak con Josefina a la hora de escribir la obra e insertar esos recuerdos musicales en el momento de recibir la noticia de su enfermedad y de su muerte. Bien fuese un homenaje a Josefina o bien la tomara como inspiración, lo cierto es que el resultado final es profundamente emotivo.

El concierto es bellísimo en toda su extensión, desde que comienza la maravillosa introducción orquestal con los temas de los clarinetes y las trompas hasta la presentación del solo de violonchelo, un violonchelo soberbio y profundamente emotivo pasando por todo el desarrollo de los movimientos segundo y final con una combinación genial de vientos, cuerdas y solista. La fuerza que transmite es enorme, la emoción no se queda atrás.

Los intérpretes de esta grabación son excepcionales. El gran Fournier es capaz como pocos de transmitir la emotividad, el tono elegíaco, la melancolía y nostalgia en las melodías del chelo. Está impresionante. Fournier lograba un sonido maravilloso, absolutamente maravilloso.
Szell dirige a la excepcional Filarmónica de Berlín de una manera impresionante; la orquesta responde con una ejecución impecable y la unión son el solista es maravillosa. Los juegos de irrupción y de fusión del instrumento en la obra y con la orquesta están excepcionalmente logrados.

En definitiva, otra muestra más del arte de dos intérpretes irrepetibles.




30 de abril de 2016. La entrada se completa restaurando el disco completo con la Octava Sinfonía de Dvorák por el maestro Kubelik. La carátula de la entrada corresponde a una edición de la serie Resonance diferente a la del disco que dejamos pero que me parece preciosa de ahí el mantenerla rn el encabezamiento.





Dvorak
Concierto para Violonchelo


George Szell
Pierre Fournier
Orquesta Filarmónica de Berlín

Grabación
Berlín, Jesus-Christus-Kirche, 1 al 3 de junio de 1961

Se modifica la entrada añadiendo el disco completo

Dvorak
Sinfonía nº 8

Rafael Kubelik
Orquesta Filarmónica de Berlín

Grabación
Berlín, Jesus-Christus-Kirche, 8 y 9 junio de 1966 










Mp3

FLAC

Visitar también la entrada actualizada aquí.


sábado, 20 de febrero de 2010

Saint-Saëns. Sinfonía nº 3. Ormandy, Orquesta de Philadelphia. El Carnaval de los Animales.



Os dejo este disco como apoyo a las actividades formativas en el curso de mi mujer.

Se presentan obras del compositor francés Camille Saint-Saëns, gran director, pianista y organista además de compositor y persona con una formación intelectual y humanística enorme.

La Sinfonía nº 3 "Con Órgano"es la más conocida e interpetada de Saint-Saëns, un compositor que arrastró sin merecerlo la losa de "pasado de moda" pero fantástico. Es una obra preciosa, emotiva, rítmica, formalmente bonita, delicada en su desarrollo y con un final glorioso. Se la dedicó a Franz Liszt.

La interpretación corre a cargo de los legendarios Eugene Ormandy y Edward Power Biggs acompañados por la Philadelphia Orchestra. Espectacular, hermosa y digna de disfrutarse.

Amén de algunas piezas pertenecientes a otras grandes obras de Saint-Saëns como La Bacanal, La Marcha Militar y La Danza Macabra, el objetivo de la presentación de este disco es dejarles la maravillosa interpretación de El Carnaval de los Animales.

Obra maravillosa, rica en matices, divertida, de contenido irónico y satírico es una de las obras que más fama ha dado al compositor francés.

Para los niños es una preciosidad y una forma estupenda de divertirse con la música clásica, apreciar su belleza y disfrutar con el sonido de los diversos instrumentos.

La interpretación en esta ocasión corre a cargo de un excepcional conjunto de músicos, perfectos, de sonido maravilloso, estupendos en su creación y capitaneados por el maravilloso Philippe Entremont.

Les dejo que disfruten de este disco, bonito y divertido.


Saint-Saëns
Sinfonía nº 3 "Con Órgano"
Bacchanale de Samson y Dalila
Marcha Militar Francesa de la Suite Algérienne
Danza Macabra
Orquesta de Philadelphia
Edward Power Biggs Órgano
Eugene Ormandy
Grabaciones de 1962, 1964, 1966 y 1959.

El Carnaval de los Animales

Philippe Entremont-Piano I y Director
Gaby Casadesus-Piano II
Alain Marion-Flauta
Michel Arrignon-Clarinete
Michel Cals-Glockenspiel
Michel Cerutti-Xylophone
Régis Pasquier-Violín I
Yan-Pascal Tortelier-Violín II
Gérard Caussé-Viola
Yo-Yo Ma-Violonchelo
Gabin Lauridon-Contrabajo
Grabación de 1978.

http://www.megaupload.com/?d=R70YSKB2

viernes, 19 de febrero de 2010

Leonard Bernstein. "En mi Fin está mi Comienzo". The Final Concert. Orquesta Sinfónica de Boston. 1990.


Hermoso testimonio este que os dejo de un gran músico.

Leonard Bernstein, su último concierto, un ciclo de amor  y pasión por la música abierto y cerrado en el mismo lugar, un retorno a sus orígenes dejando un legado al futuro. Su frase " En mi fin está mi comienzo" es un precioso testimonio de vida.

Musicalmente para muchos no son interpretaciones de excepción, de referencia. Pero no es este el objeto de esta publicación discográfica. Es un testimonio musical y humano de un hombre enfermo, moribundo ya, de su fuerza y su pasión por la música, de su amor a un lugar, unas personas, un arte y un pasado que le hicieron crecer como músico y como persona. Es un legado humano más que musical sin que, y es mi opinión, se pueda considerar una interpetación de poca calidad.

Tanglewood fue uno de los lugares donde acontecieron una parte muy importante no sólo de la formación humana y musical de Lenny sino un lugar de estrenos importantes, de establecimiento de amistades fundamentales en la vida de Lenny, de actividades felices y notorias en su carrera, de formación musical y humana de excepción. Y es el lugar del broche final de dicha carrera, preciosa paradoja del destino. 

Alumno todavía de dirección, acudió ya desde la fundación por su mentor Koussevitski, al Tanglewood Music Center en el año 1940. Koussevitski, Director Musical de la Orquesta Sinfónica de Boston, eligió Tanglewood como sede o residencia de verano para su orquesta con la intención de convertirlo en una referencia mundial en la formación musical. Lenny colaboró de manera intensa en los años de la guerra al mantenimiento formal y espiritual de Tanglewood y en el año 1946 a su reapertura oficial (con el estreno mundial de una de las obras aquí presentadas entre otras grandes actividades). Su relación con Tanglewood duró toda su vida y fue una fuente importantísima de inspiración humana y musical del centro. Los veranos en Tanglewood eran una forma de expansión y de llenado espiritual para Lenny.

En el verano de 1990, ya muy enfermo, no se rompió el compromiso con su "iglesia musical". Acudió para cumplir sus compromisos de profesor, director y formador. Era el quinquagésimo aniversario de la apertura del centro y de su estreno en Tanglewood. Un doble motivo de enorme peso para estar presente ese verano. Desgraciadamente la gira que se tenía previsto celebrar con la orquesta de alumnos no pudo tener lugar y fue la última aparición pública de Lenny como director de orquesta.

El día del concierto el aforo estaba ocupado en su totalidad. Se presentaban la Orquesta Sinfónica de Boston y Leonard Bernstein, dos emblemas de Tanglewood. La jornada estaba dedicada a la memoria de Serge y Olga Koussevitski, era el homenaje anual a su fundador y mentor y a su esposa (enorme figura esta en la carrere del gran Koussevitski). Cincuenta años atrás un jovenzuelo fogoso y ambicioso, de enorme talento, recibía clases en el centro. Cincuenta años después ese jovenzuelo había logrado todo lo que ambicionaba, con sus más y sus menos en la forma de lograrlo, pero era el gran padre de la música americana y un director, músico, pedagogo y ser humano de prestigio internacional.

Todos los veranos Lenny regresaba y era el centro de atención de la temporada estival sobre todo en la Semana Bernstein. Sus enseñanzas, clases, conciertos, anécdotas, etc. eran la inspiración musical y humana para los alumnos del centro.

Este año 1990 era ya diferente. La salud estaba tan deteriorada que ya se habían anulado conciertos, giras y otras actividades previstas (Charleston, Japón, etc.). Durante la Semana Bernstein de ese verano era tal el deterioro que las actividades no imprescindibles se anularon, muchos de los ensayos con la orquesta de alumnos se suspendieron y había sería dudas sobre la capacidad de que Lenny dirigiera el concierto en memoria de Koussevitski. Pero sí pudo. Parte del concierto, concretamente la obra del propio Lenny, Arias y Barcarolas, fue encargada en su ejecución al director Carl St. Claire. Lenny se reservó las obras principales: Britten y Beethoven.


En la obra de Britten, cuyo estreno mundial fue llevado a cabo por Lenny y la Sinfónica de Boston en el 1946, la interpretación es soberbia. Es fresca, rica en matices, brillante, variada, expresiva y bellísima con una orquesta que suena preciosa, agresiva y dulce según la necesidad. Muy bella interpretación.


La interpretación de Beethoven, plato fuerte de la sesión, es diferente a cualquier otra del propio Lenny. Retenida, emotiva, amplia, muy concentrada, con matices instrumentales preciosos, enormemente intensa en su fondo espiritual. Sus tempi son extraños, lentos para algunos, pero efectivos en el resultado. No resulta pesada, resulta profundamente humana.


Su ejecución fue difícil, muy difícil, con momentos de tensión enormes, con un Lenny agotado físicamente, apoyado en el podio buscando el aire que ya no tenía. Una interpretación reflejo de la fuerza humana y su lucha frente a la adversidad y el tiempo. Un precioso homenaje a Beethoven y al ser humano.


Sin resuello y totalmente agotado ya Bernstein, llegó el final. Un final hermoso de una hermosa obra. Lenny recibió una emotiva y calurosa ovación, se retiró lenta y dolorosamente, volvió hizo un gesto de leve sonrisa y volvió a retirarse. Esta vez para siempre.



Pero sigue vivo. Y seguirá.
Gracias por todo Lenny.


Britten
Cuatro Interludios Marinos

Beethoven
Sinfonía nº 7

Orquesta Sinfónica de Boston
Leonard Bernstein

Grabación, Tanglewood, 19 de agosto de 1990








Mp3

FLAC

martes, 16 de febrero de 2010

Leonard Bernstein. Festival de Música Latinoamericana. Orquesta Filarmónica de New York. 1961 y 1963.


Después de los post anteriores algo tristones por los avatares de nuestro querido Shostakovich, vamos a dejar un poquito de música más alegre.

Un disco precioso con obras de compositores americanos e inspiradas en ritmos y melodías latinoamericanas.Un disco estupendo, bonito, desenfadado, alegre, divertido, rítmico, sonoro. Si pueden ver el programa que realizó Bernstein en sus Conciertos para Jóvenes, verán estas piezas y disfrutarán aún más.

Bernstein hablaba en la introducción al disco de la mezcla de influencias que se observaban en el fondo de estas composiciones e incluía también a la propia música americana (del norte): hablaba de los ancestros latinos, de su fondo tribal y de su fondo africano. La mezcla de esas influencias, lo dulce y simple de lo indio; lo primitivo, salvaje y sincopado de lo africano y lo ardiente (español) y dulce (portugués) yacía en la base de estas músicas. Este fue un tema que ya había tratado en su memoria o trabajo de licenciatura en Harvard a propósito de su interés en cimentar y comprender la música propiamente norteamericana.

En el disco se presenta una selección de obras particularmente acertadas para ilustrar lo antes referido. Se reunen obras de Brasil, Villalobos, Fernández y Guarnieri; Méjico, Chávez, Revueltas y del gran Copland, amigo y mentor de Bernstein desde su juventud como representativo de la música norteamericana fundamentada en bases latinoamericanas. Música rítmica, espectacular, armónica, viva, alegre y popular. Y se insistía en la perfecta combinación que se iba realizando entre lo propio de cada país, su tradición, con lo fundamental de lo clásico presente en toda la música universal.

Particularmente me encantan las obras de Copland, frescas, vivas, alegres, muy musicales y esa obra maravillosa que es la Sinfonía India de Chávez, "magistral", una delicia rítmica e instrumental.

Hasta la portada del disco está bien elegida. ¡Qué alegría en esa cara!

Disfruten de un poquito de ritmo y alegría con estas preciosas obras estupendamente dirigidas por nuestro querido Lenny. Y lo dicho, si pueden vean el video de su Concierto para Jóvenes.





Festival Latinoamericano
Leonard Bernstein
Orquesta Filarmónica de New York

Copland: Danzón Cubano; 6 de febrero de 1963, Philharmonic Hall
Copland: El Salón México; 20 de mayo de 1961, Manhattan Center
Óscar Lorenzo Fernández: Batuque; 6 de febrero de 1963, Philharmonic Hall
Camargo Mozart Guarnieri: Dansa Brasileira; 6 de febrero de 1963, Philharmonic Hall
Heitor Villa-Lobos: Bachiana Brasileira nº 5 (Netania Davrath, soprano; Carl Stern, chelo), 6 de febrero de 1963, Philharmonic Hall
Silvestre Revueltas: Sensemayá; 6 de febrero de 1963, Philharmonic Hall
Carlos Chávez: Sinfonía India; 15 de abril de 1961, Manhattan Center







Mp3

FLAC

lunes, 15 de febrero de 2010

Shostakovich - Sinfonía nº 5. Mravinsky. Orquesta Filarmónica de Leningrado. 1984.



Vamos a continuar con las obras de ese gran genio musical del siglo XX que fue Dimitri Shostakovich.

Gran genio a pesar de los pesares y del Régimen que le tocó vivir o mejor dicho "padecer".
Genio precoz y que triunfó pronto con esa preciosa obra de fin de carrera que fue su Sinfonía nº 1, damos un salto temporal y pasamos a mediados de los años 30. Años difíciles, sometidos a ese "ideal artístico" que pretendía tener el "papá Stalin": el arte está destinado al pueblo (lo que entendían ellos y a su muy particular manera pueblo) y tenía que ser comprensible a ellos y ser vehículo de la ideología oficial (según muchos, lo banal y lo uniformemente repetitivo). Lo contrario era rechazado y llamado "formalismo", no era lo apropiado a transmitir el progresismo del que se creían dotados, no era vehículo justo para transmitir el ideal heroico del pueblo por ellos dominado. Lo que Prokofiev decía: llamaban "formalismo" a todo aquello que en una primera escucha no se entendía, o sea ¡tela marinera!

Shostakovich tiene que satisfacer dos requerimientos,  por un lado mantener su ideal artístico y su nivel y por otro ofrecer esa música atrayente para las masas. Difícil papeleta en la situación histórica en la que vivía. La quinta sinfonía parece ser su respuesta y logra ambas cosas. Y menos mal, porque las críticas oficiales, las amenazas, la depuración rondaban por ahí y eran peligrosas al extremo.

Apartado del mundanal ruido, se dedica a componer esta maravillosa obra. Y sus resultados fueron espectaculares. Para el público y para los guardianes de lo "adecuado", los políticos. El público adoró desde un principio la sinfonía, y las autoridades le dieron su bendición oficial. Si la Primera había significado la entrada triunfal de Shostakovich en la escena internacional, la Quinta Sinfonía habría de cimentar su importancia como el más destacado sinfonista del siglo. La obra era estrenada el 21 de noviembre de 1937 por la Orquesta Filarmónica de Leningrado bajo la dirección de Evgeny Mravinsky. La obra lleva como subtítulo "Respuesta de un artista soviético a una crítica justa", algo justamente irónico, de realismo oficial nada de nada más bien lo contrario, triunfo de un realismo propio, ni optimista, formal como cualquiera otra y no basada en lo popular. Música de Shostakovich. Música pura para reflejar la tragedia de su pueblo.

Es una música hermosa, de cuerdas preciosas, temas amenazadores y líricos sabiamente combinados en un primer movimiento de crecimiento impresionante; un allegretto precioso; un largo doloroso, emotivo, duro y un movimiento final enorme, grandioso, un camino ascendente hacia una victoria final impresionante: un verdadero triunfo de su genio y del pueblo o parodia de lo que deseaban los "salvaguardas" de lo políticamente correcto. ¡He ahí la cuestión!

Aparte toda esta historia, lo transcendente está en el disco que os dejo.
Los mismos mimbres que la crearon nos brindan una interpretación, cincuenta años después, que nos deja sin aliento. ¡Qué grande era este Mravinsky y esta Orquesta! Qué sonoridad, qué precisión, que ritmo más justo, que cuerdas más intensas y a la par sedosas, qué metales. En esta interpretación de la Quinta pueden ver una muestra. ¡Y habrá más!

Disfruten de Shostakovich, su Quinta Sinfonía, La Filarmónica de Leningrado y el gran Mravinsky en una versión de sonido precioso del año 1984.






Shostakovich
Quinta Sinfonía

Evgeny Mravinsky
Orquesta Filarmónica de Leningrado

4 de abril de 1984
Leningrad Philharmonic Large Hall
Erato











Ver también:






domingo, 14 de febrero de 2010

Sviatoslav Richter. Rachmaninov, Concierto para Piano nº 2, Wislocki, Orquesta Filarmónica de Varsovia, 1959. Tchaikovsky, Concierto para Piano nº 1, Karajan, Orquesta Sinfónica de Viena, 1962.



¡Qué disco más genial!
Dos conciertos para piano de enorme popularidad, muchísimas veces registrados y con melodías conocidas por todos. Pero estas grabaciones siguen estremeciendo, siguen haciendo aflorar los sentimientos y las emociones con cada escucha.
No tengo que decir que Richter era un genio de la interpretación musical. Un virtuoso del piano que lograba imprimir a sus interpretaciones la rítmica, la intensidad, la fuerza, la sonoridad y la sensibilidad que cada pieza y cada ocasión merecía.
En estas grabaciones se pone de manifiesto lo antes dicho. Cada uno de ellos en su justa interpretación.

El concierto de Rachmaninov aquí recogido es una joya musical, no tiene desperdicio. Aún sin contar con una orquesta de primer nivel lo que se obtiene es una maravilla. No hay palabras para describirlo. El pianista está excelso, la orquesta maravillosa y el director en su punto justo para con su acompañamiento dejar discurrir la obra con fluidez, belleza, sonoridad y emotividad a raudales. Me sigue haciendo llorar su escucha. Si pueden estén atentos al tiempo entre el minuto 6 al 7:30: una obra maestra de sensibilidad.

El concierto de Tchaikovsky no se queda atrás. Nuevamente una orquesta que no es de las tradicionalmente consideradas "excepcionales" se pliega a la voluntad y caracter interpretativo de dos colosos: Karajan, excelso, y Richter magistral. La fuerza, la intensidad, la sonoridad brillante y emotiva no dejan de fluir en toda la interpretación.

En definitiva, un disco que merece ser catalogado de lo mejor que se haya registrado jamás.

Concierto para Piano nº 2
Rachmaninov
Richter
Orquesta Filarmónica de Varsovia
Stanislaw Wislocki
Abril de 1959





Concierto para Piano nº 1
Tchaikovsky
Richter
Orquesta Sinfónica de Viena
Herbert von Karajan
Septiembre de 1962





Sviatoslav Richter

Rachmaninov
Concierto para Piano nº 2
Orquesta Filarmónica de Varsovia
Stanislaw Wislocki

Tchaikovsky
Concierto para Piano nº 1
Orquesta Sinfónica de Viena
Herbert von Karajan

Grabaciones:

Rachmaninov, Concierto para Piano nº 2
Varsovia, Philharmonie, 26 a 28 de abril de 1959
Tchaikovsky, Concierto para Piano nº 1
Viena, Musikverein - Saal, 24 a 26 de septiembre de 1962