Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

martes, 28 de junio de 2011

Ferdinand Rebay. Obras para Clarinete y Guitarra. Luigi Magistrelli, clarinete. Massimo Laura, guitarra. 2005. 2006.


Queridos amigos, hoy quiero dejar este disco de obras para clarinete y guitarra del compositor austriaco Ferdinand Rebay (1880-1953). Confieso mi desconocimiento previo de este compositor y confieso igualmente la enorme y gratísima sorpresa que ha supuesto su descubrimiento a través de este precioso, encantador y maravilloso CD.

Ferdinand Rebay nació en Viena en 1880 y fue, entre otras actividades, profesor de música, compositor, director de coro y pianista. Perteneció al coro de la Abadía de Heiligenkreuz, estudió con Josef Wöss y Eusebius Mandyczewski y composición en el Conservatorio de Viena con Fuchs. Realizó reducciones al piano de las óperas de Korngold, fue director de los Wiener Chorvereins (1904–20) y de la Wiener Schubertbundes (1915–20). También fue profesor de piano en la Academia Musical de Viena de 1921 a 1946 a excepción de un periodo en la Segunda Guerra Mundial en el que no se le renovó el contrato.

Entre otras obras destacan en su opus: dos óperas, dos oratorios, obras orquestales, música de cámara, numerosas piezas para guitarra, coros y un opus de canciones muy extenso. Murió en Viena en la miseria y en el olvido absorbido quizá por la popularidad de la Segunda Escuela de Viena y marcado por su estilo clásico melódico.


Es disco que les dejo es una verdadera maravilla musical. No tengo demasiados datos para profundizar en las obras concretas (lo haré en breve) así que me limitaré a indicarles que son sencillamente bellas y deliciosas en su audición. Una música linda, deliciosa, dulce, rítmica, alegre, sedosa, colorida, melódica, suavemente aterciopelada por el timbre maravilloso del clarinete (fantástico en todas sus intervenciones) y marcadamente rica en la sonoridad por una guitarra maravillosa, suave o intensa dependiendo de la obra, cálida y lírica.

Los intérpretes realizan una preciosa aproximación a las obras, con soltura, libertad expresiva, belleza y corazón. No sé si es un problema de mi transferencia o del disco en sí mismo pero se escuchan algunos "fritos" muy, muy leves en algunas partes del mismo. Aún así la música se puede escuchar con total garantía y con una calidad muy alta. El clarinete de Luigi Magistrelli resulta encantador, embriagador, ensoñador y la guitarra de Massimo Laura tiene un sonido maravilloso arrancado por una manos portentosas y delicadas.


Les recomiendo con pasión este CD para que lo saboreen y disfruten de unas composiciones musicales sencillamente bellas, bonitas y cargadas de corazón. Me han sorprendido muy gratamente y han sacado a relucir una sonrisa de placer por la sencilla y bellísima musicalidad que atesoran. Preciosas las Tres Piezas iniciales del CD, bellísimas las adaptaciones de las marchas de Beethoven, delicadísimas las dos Sonatas e increíblemente bellas la adaptación de Chopin y la excepcional Sonatina (maravillosa de verdad, una música sensacional).

Una música de otro tiempo, "desfasada" en ese su otro tiempo pero perfectamente válida en el tiempo presente. Una música perfecta para calmar el ansia de nuestro corazón y regalarnos los sentidos con pura belleza musical. Espero que la disfruten. Yo, simplemente me he quedado enganchado a su sencilla belleza.

Ferdinand Rebay
Obras para Clarinete y Guitarra
Luigi Magistrelli, clarinete
Massimo Laura, guitarra
Grabaciones, octubre de 2005 y de mayo a julio de 2006, San Stefano, Ticino, Italia








lunes, 27 de junio de 2011

Wagner. Música Orquestal. Volúmenes I y II. Otto Klemperer. Philharmonia Orchestra. 1960. 1961. Actualización FLAC.


Queridos amigos, gracias al comentario del amigo Appassionato, aprovecho para actualizar la entrada correspondiente a las Obras Orquestales de Wagner y enlazar los formatos FLAC solicitados, sustituyendo además los archivos Mp3 originalmente dejados ya que tenían un error en la edición de las pistas, concretamente en las correspondientes al segundo volumen.

Por su tamaño dejo los dos discos separados y sus carátulas (la del encabezado de la entrada está modificada incluyendo todas las obras que aparecen en los dos CD).

Espero que disfruten de estas grabaciones y su nueva sonoridad.


Wagner
Música Orquestal

Otto Klemperer
Philharmonia Orchestra

Rienzi
El Holandés Errante
Tannhäuser
Lohengrin
Tristán e Isolda
Maestros Cantores de Nuremberg
El Oro del Rhin*
La Walkyria*
Sigfrido*
El Crepúsculo de los Dioses*
Pasifal*

Grabaciones:

Kingsway Hall, Londres, febrero y marzo de 1960 y octubre y noviembre de 1961*















Disco I FLAC


Disco II FLAC



Visitar también la entrada original aquí.

Lieder Recital. Elisabeth Schwarzkopf. Gerald Moore. 1956. Dedicado a Mary, Fernando, Ignacio y Sara.


Para Mary, Fernando, Ignacio y Sara.
Con todo mi cariño, respeto y afecto.

Que gocéis de felicidad, paz, amor y sosiego.
Como hace poco le decía a mi tita, "Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces".

Lieder 
Schwarzkopf 
Moore

Grabaciones
Salzburgo, Mozarteum, 7 de agosto de 1956








Mp3

FLAC

sábado, 25 de junio de 2011

Suspiros de España. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Homenaje a mi tita Pilar Vaguer Pont (1932-2011)


Pilar Vaguer Pont (17 años)
 (16 de mayo de 1932 - 21 de junio de 2011)

Querida tita Pilar. Hay muchas, muchas cosas que tengo que agradecerte por no decir que todo. Creo sinceramente que te has ido sabiéndolo y creo además que te has ido en paz. Te lo merecías. Nunca jamás hiciste daño a nadie y toda tu vida has estado entregada a mí. 

Ya sabes que aunque en muchas ocasiones no nos hemos entendido, siempre, siempre hemos estado juntos. Y nos hemos podido despedir y vivir tus últimos momentos juntos, en casa, con tu familia, con Inma, los nenes, y conmigo.

Estás con Dios, con mamá y con el tito, con tus padres. Aquí ya sabes que tenías el sitio reservado junto al Corazón de Jesús y a las cenizas de tu hermana, en casa, con nosotros (por cierto que tu urna es más moderna que la de la abuela, así que no te confundiremos).

Estamos bien, con la conciencia tranquila de haberte dado todo lo que necesitabas para estar atendida y nos reconforta muchísimo recordar esas últimas sonrisas que dabas a tus nenes, a tus guapos como les llamabas. Te recordarán siempre como "la tita". Tu Inmita te preparó para que estuvieras guapa y Julillo te dedicará su intervención en la Orquesta de Verano de Cortes. 

Inma y yo estaremos bien, bueno, ya sabes, nos faltará escucharte decir esa frase tuya favorita de "con bolsillo ajeno todo el mundo es limosnero", esa frase que colgaba del frigorífico para recordarnos sutilmente los "atracos" que te dábamos. E Inma recordará siempre, siempre tus palabras "te quiero Inmita, eres muy buena" y estas últimas noches en las que no dormías si no te daba la mano para sentirte acompañada. Y yo, bueno yo te llevaré siempre en mi corazón.

Nos quedan tus recuerdos, tus historias, las cosas que nos contabas de tu trabajo en la Warner Bros (como siempre decías, tus mejores años), los años pioneros en las mujeres sevillanas en que sacaste tu carnet de conducir, tus múltiples y muy afamados novios de la alta sociedad sevillana a quienes siempre rechazaste (los Casal, los Llorens, algún que otro alcalde que no recuerdo, los ganaderos de Coria, los señoritos de Chipiona o Sanlúcar, los Fernández-Cotta, etc.). Siempre recordabas tus ferias a caballo, tus Semanas Santas de mantilla (guapísima), tus medallas de natación, tus años del Club Naútico y del Club Mercantil, tus teatros en el Lope de Vega o en el Quintero, los conciertos de la Municipal de Sevilla o las óperas en el Teatro del barrio, las lecturas en el Parque de María Luisa, etc. Esa juventud tuya que siempre decías fue maravillosa.

Luego llegué yo, quizá por donde no debía llegar (ya sabes que tu hermana era más arriesgada que tu y te quitó a mi papá) pero llegué y me convertí en el centro de tu vida. Eran momentos de plantearse cambiar aires y pasaste a la Seguridad Social, a trabajar mañana, tarde y noche para que no me faltara nada. Eras el padre que no tuve (el pobre ya sabes murió pronto). Y nada me faltó; los mejores colegios, los mejores libros, la mejor educación, la mejor formación, los mejores veraneos, los mejores viajes, las mejores oportunidades me las diste. Y los disfruté. 

Cuando llegó Inma y nos casamos, sabemos que lo pasaste mal, muy mal. Pero todo eso es agua pasada y nunca nos separamos. Viniste con nosotros (¡no podías dejar a tu niño!) y luego vinieron Julito e Inmita, que te adoraban. Y pudiste verlos a los dos hacer la Primera Comunión como deseabas. La niña te daba las tardes de concierto con ese piano que le regalaste y que tanto te gustaba escuchar. Te cuidó hasta el final, y aunque lloró mucho, al igual que Julillo, ambos no sufrieron, vieron simplemente tu paso al cielo y estaban mirando un cuerpo dormido, con gesto de paz absoluta que unos minutos antes era su tita. Que sepas que la niña se enfadó muchísimo con el que te maquilló porque decía que no te había favorecido y te había tapado el peinado tan bonito que te había hecho. Tienes unos sobrinos-nietos excepcionales, puedes estar orgullosa.

No me alargo más tita. Sólo decirte que te queremos mucho y que no te olvidaremos, ya sabes "Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces" que decía Marco Valerio Marcial.  Te dejo este disco que sé que te gustará. Tus queridos pasodobles para que allá arriba te alegres un poquito y recuerdes siempre tu tierra. 

Un besito tita. 
La mejor tita que he podido tener. 
Una verdadera buena persona. 
Con todo el cariño de tu familia.


Pasodobles
Real Orquesta Sinfónica de Sevilla
Miguel Roa
Grabaciones en Sala Apolo de Sevilla, 26 y 27 de enero y 19 de octubre de 1998









lunes, 20 de junio de 2011

Bernstein. Obras Sinfónicas. Obertura Candide. Danzas Sinfónicas de West Side Story. Suite Sinfónica de On the Waterfronf. Ballet Fancy Free. Leonard Bernstein. Orquesta Filarmónica de New York. 1960. 1961. 1960. 1963.


Queridos amigos, dejamos hoy un disco maravilloso, precioso, lleno de dinamismo, musicalidad, ritmo, alegría, profundidad, emotividad, pasión y fuerza.

Bernstein dirigiendo parte de sus obras sinfónicas digamos "menores", composiciones de su etapa dorada de New York entre los 40 y 50. Años fundamentales en la vida personal y creativa de Lenny, años duros y complicados en lo humano y difíciles en la búsqueda de un lenguaje creativo propio que le situase en un lugar destacado en al ámbito de la composición musical (lucha que siempre mantuvo Lenny a lo largo de su vida y que sinceramente pienso no logró solucionar de forma completamente satisfactoria).

Desde su debut al frente de la Filarmónica de New York, sustituyendo a un enfermo Walter, el 14 de noviembre de 1943 hasta su nombramiento como Director de la citada formación el 19 de noviembre de 1957, Bernstein desarrolla la parte más fecunda de su labor compositiva, fundamentalmente en el marco del teatro musical newyorkino. Entre esos años se componen las obras presentadas en este cd. Obras que representan el esfuerzo de Lenny por desarrollar música que abarque desde los aspectos o campos más clásicos, "elevados" o europeos hasta los más mundanos, banales o comerciales de la música hollywoodiense o de Broadway. En cualquier caso la música desarrollada por Lenny se llena y enriquece de su conocimiento clásico, del ballet, del teatro, de la ópera, así como del teatro popular, del jazz, de la música popular y de la idiosincrasia americana.

Las influencias clásicas estaban impregnadas en Lenny por Mitropoulos, Reiner, Piston, Copland, Blitzstein, Harris, Schumann y otros músicos americanos que a la par aportaban también sugerencias e indicaciones sobre su futuro profesional, la orientación de su música y su estilo compositivo. Pero New York era mucho New York y las influencias de la vida y de los amigos de su etapa en la gran ciudad americana tuvieron mucho peso en las ideas compositivas de Lenny. Personas como Jerome Robbins, Oliver Smith, Adolph Green, el propio Kazan, Ramin, Kostal, Sondheim, Copland, Foss, y otros muchos más tuvieron un peso específico enorme en el desarrollo musical de esta etapa aportando ideas nuevas, formas diferentes, sensaciones contrastadas, alma americana. Abrieron un horizonte nuevo, fresco y variado a Lenny. Y Lenny supo aprovechar todas esas sugerencias, conocimientos y aportaciones dotándolas de su propio carácter y vitalidad.


New York, 1946

El resultado de esos años queda reflejado en las obras que presenta este disco, obras frescas, renovadoras, llenas de vida y energía. Obras que aglutinan todas las influencias anteriormente dichas, tanto clásicas como teatrales o las del más puro Broadway.

Candide es una obra inspirada en las palabras de Lillian Hellman (a su vez basada en la sátira de Voltaire) y en canciones de Richard Wilbur. Tuvo su estreno el 1 de diciembre de 1956 en el teatro Martin Beck. No tuvo un éxito remarcable. Su Obertura tuvo su primera representación de concierto el 26 de enero de 1957 con la Filarmónica de New York y Bernstein en la dirección. Es quizá una de las obras de Lenny que más quebraderos de cabeza le proporcionó sin llegar nunca a una satisfacción plena.

West Side Story, quizá la obra más conocida del Lenny compositor, está basada en el libreto de Arthur Laurents y en las canciones de Stephen Sondheim. Se estrenó en el Winter Garden Theater el 26 de septiembre de 1956 y tuvo un enorme éxito. La obra es una maravillosa conjunción de canciones bellísimas, música genial y difícil, impulsividad, amor, lirismo, danzabilidad y ritmo. Las Danzas Sinfónicas tuvieron su estreno el 13 de febrero de 1961 por la Filarmónica de New York dirigida por Lukas Foss y está dedicada a Sid Ramin (autor junto con Irwin Kostal de la orquestación). La versión cinematográfica de la obra es un logro absoluto del cine y uno de los musicales más maravillosos jamás filmados.

Fancy Free fue estrenado el 18 de abril de 1944 por el propio Lenny y está dedicada a Adolph Green. Obra simple de argumento, es una sencilla maravilla de musicalidad, ritmo, vitalidad, alegría, sueños e inocencia. Una música muy apropiada a esa etapa de final de guerra. sobre esta idea de base de Fancy Free se desarrolló posteriormente On the Town, otra maravillosa partitura de Lenny.

On the Waterfront en su forma de suite sinfónica fue estrenada el 11 de agosto de 1955 y está dedicada a su hijo Alexander. La música es sencillamente impactante, dura, intensa, profunda, llena de impulsividad. Única banda sonora compuesta por Lenny es una música maravillosa, muy descriptiva, con perfecta alusión a cada tipo de personaje y escena. La película, otra maravillosa muestra de cine, sensacional, magistral, sublime.


Tras estas pequeñas notas informativas sólo me queda recomendarles la audición de este precioso cd. Disfrutarán de un música maravillosa, llena de encanto, de alegría, de musicalidad, de ritmo contagioso, de amor imposible, de pasiones irrefrenables, de impulsos incontenibles. Una música reflejo del alma de un compositor y una etapa de su vida irrepetible. Una musica donde lo clásico y lo "moderno" se dan la mano en una simbiosis maravillosa.

Bernstein
Obras Sinfónicas
Candide, West Side Story, On the Waterfront, Fancy Free

Leonard Bernstein
Orquesta Filarmónica de New York

Grabaciones
Candide, 28 de septiembre de 1960. Manhattan Center
West Side Story, Danzas Sinfónicas, 6 de marzo de 1961. Manhattan Center
On the Waterfront, Suite Sinfónica, 16 de marzo de 1960. Manhattan Center
Fancy Free, Ballet, 11 de junio de 1963, Philharmonic Hall














domingo, 19 de junio de 2011

Beethoven. Conciertos para Piano nº 1 y nº 2. Klemperer. Berenboim. New Philharmonia Orchestra. 1967.


Queridos amigos, iniciamos una serie de entradas dedicadas a los fabulosos registros de la integral de los Conciertos para Piano de Beethoven realizados por dos fantásticos músicos, Klemperer y Barenboim. Dejamos en esta entrada el primer disco, un disco excepcional, el correspondiente a los dos primeros conciertos.

La aproximación que en su día realizaron Klemperer y Barenboim a los Conciertos para Piano de Beethoven ha quedado como uno de los más maravillosos ejemplos de la música grabada y uno de los hitos en los registros de los citados conciertos junto con los realizados por Szell y Fleisher.


Klemperer, conocimiento, sabiduría, edad, madurez, técnica y Berenboim, juventud, impulsividad, dinamismo,   frescura, poderío técnico. Una conjunción maravillosa, irrepetible, que dejó unos registros impresionantes en todos los aspectos. Belleza sonora, dinamismo, claridad de exposición, técnica y brillantez orquestal, energía a raudales, emotividad, un piano insuperable en su técnica, su musicalidad y su brillantez.

El primer disco recoge dos preciosas interpretaciones de los Conciertos nº 1 y nº 2.  El Concierto nº 1 fue iniciado en 1796 y estrenado, con Beethoven al piano, en Praga en 1798. El Concierto nº 2 tiene una fecha de composición anterior, principalmente entre 1787 y 1789, aunque su publicación definitiva fue posterior, en 1795, fecha del estreno en Viena también con Bethoven como solista. Existe también una publicación posterior en 1801 aunque la forma más usada como definitiva corresponde a la versión del estreno, la de 1795. 

Ambas obras son el reflejo de un joven Beethoven, un Beethoven que asimila las formas clásicas de Mozart y Haydn y las perfecciona añadiéndole su intensidad, su dramatismo, su visión del piano solista, su cromatismo y su maravillosa visión del conjunto orquesta y solista.

En este disco nos encontramos con un pianista, Barenboim, excepcional en su técnica, maravilloso en su sonido, preciso y dinámico. Logra una compenetración increíble con el genio y la preciosa visión bethoveniana de Klemperer. Los resultados son soberbios de una belleza indescriptible. Los mismos resultados que se repetirán en las siguientes grabaciones del resto de conciertos y en la preciosa grabación de la Fantasía Coral.

Les dejo este precioso CD. Que lo disfruten. Es francamente bello.


Beethoven
Conciertos para Piano nº 1 y nº 2

Otto Klemperer
Daniel Barenboim
New Philharmonia Orchestra

Grabaciones
Abbey Road Studios, Londres, octubre y noviembre de 1967












Visitar también:





Sibelius. Sinfonías nº 5, nº 6 y nº 7. Lorin Maazel. Orquesta Filarmónica de Viena. 1966. 1968. 1966.


Queridos amigos finalizamos con esta entrada la aproximación de Maazel a la obra Sinfónica de Sibelius realizada a mediados de los años 60 del pasado siglo XX con la Filarmónica de Viena. Una integral de las sinfonías del maestro finés absolutmente recomendable con verdaderos logros musicales excepcionales (recomendable ver las entradas anteriores, disco 1 y disco 2).

En este último disco se reflejan las tres últimas sinfonías de Sibelius, la Quinta, la Sexta y la Séptima. Cada una de ellas es una pequeña maravilla musical en manos del maestro Maazel y la Filarmónica de Viena.


La Quinta Sinfonía de Sibelius en su versión original fue estrenada por el propio Sibelius con la Orquesta de la Ciudad de Helsinki en su 50 cumpleaños, el 8 de diciembre de 1915. La segunda versión fue estrenada por la Orquesta de Turun Soitannollinen Seura en Turku exactamente un año después. La versión final, la más comúnmente interpretada hoy, fue estrenada por la Orquesta Sibelius de Helsinki, el 24 de noviembre de 1919.

En la Quinta sinfonía, la calidad de la orquesta vienesa, su belleza sonora, individual y como conjunto, su calidez musical y la fenomenal entrega a los dictados del maestro Maazel logran una tensión, una belleza y una sonoridad de un carácter maravilloso, consiguiendo una interpretación de la obra que mantiene una emotividad y una sensibilidad de alta intensidad, una obra perfectamente unida e integrada, un discurso musical sin cortes, bellísimo en su devenir y con un vibrante e intenso acúmulo de tensión que se expande en su marvilloso final.

La Sinfonía nº 6 fue estrenada por la Orquesta de la Ciudad de Helsinki, dirigida por el compositor, el 19 de febrero de 1923 dedicada a Wilhelm Stenhammar. 

Obra difícil y en general poco valorada muestra sin embargo unos rasgos musicales sorprendentemente bellos.  Dentro de su aparente simplicidad destaca la belleza de las cuerdas, magistrales y sublimes y en este caso las de la Filarmónica de Viena dan un verdadero recital de técnica, belleza de sonido y calidad. Maazel brilla dentro de la integral que estamos ofreciendo en estas obras casi camerísticas y de parca instrumentación (Tercera, Cuarta y Sexta) pero de una gran complejidad emotiva y estructural. Magistral último movimiento, sensacional.

Sibelius terminó la composición de su Sinfonía nº 7 el 2 de marzo de 1924 y fue estrenada en Estocolmo el 24 de marzo como Fantasía Sinfónica n º 1, una Sinfonía "Fantasía". Sólo otorgó la condición de sinfonía después de algunas deliberaciones. Para su publicación el 25 de febrero de 1925 fue titulada "Sinfonía n º 7 (en un movimiento)". Según muchos entendidos corresponde a la declaración final de Sibelius sobre la forma sinfónica (lo esbozos y trabajos sobre una octava sinfonía parece ser que fueron quemados por el propio autor).

La Séptima Sinfonía es una obra francamente preciosa. Particularmente siempre me ha parecido un monumento musical, una obra en la que a lo largo de todo su perfecto encadenamiento nos vamos deslizando por una cascada de belleza sonora y musical de continuidad perfecta con emotividad creciente. Una obra resumen de las ideas y visiones de Sibelius resumidas y puestas de manifiesto de forma breve pero maravillosa. Una obra difícil pero que en buenas manos y con comprensión de su mensaje resulta conmovedora, un placer musical soberbio. Maazel consigue de los músicos vieneses esa comprensión y junto a la belleza tímbrica de la orquesta, su perfección instrumental, su preciosa sedosidad y su sonido intensamente colorido nos lleva a un estado de conmoción emotiva maravilloso.


Espero que disfruten de este último disco. Preciosas obras y preciosas interpretaciones. Un Sibelius variado, rico, expresivo, bello, emotivo, camerístico, monumental. Cualquiera de estos aspectos lo pueden encontrar en la aproximación maravillosa de Maazel. Un lujo de director y un lujo de orquesta.

Sibelius
Sinfonías nº 5, nº 6 y nº 7
Lorin Maazel
Orquesta Filarmónica de Viena
Grabaciones en Viena, Sofiensaal, Sinfonía nº 5 y nº 7, marzo de 1966; Sinfonía nº 6, marzo y abril de 1968









Visitar también el resto de las entradas de la Integral:



viernes, 17 de junio de 2011

Schumann. Integral de las Sinfonías. Obertura Manfred. George Szell, Cleveland Orchestra. 1958, 1959 y 1960. Actualización FLAC.


Actualizamos esta antigua entrada de las excepcionales aproximaciones de Szell y su Orquesta de Cleveland a las Sinfonías de Schumann.

Un doble disco excepcional, verdaderamente maravilloso, que espero disfruten en la grabación en FLAC (separadas en dos partes correspondientes a los respectivos CD 1 y 2; el archivo único no estoy seguro que se pueda descargar si no hay cuenta de pago).

Si les apetece visiten el enlace original donde hay algo más de información y el enlace Mp3 original.

Una de las mejores grabaciones jamás realizadas de la integral sinfónica de Schumann de una belleza e intensidad inigualables y uno de los ejemplos más perfectos de la música grabada por el maestro Szell.


Schumann
Integral de las Sinfonías-Obertura Manfred

George Szell
Orquesta de Cleveland

Grabaciones de los años 1958 (nº 1, 24 y 25 de octubre y nº 2, 24 de octubre); 1959 (Manfred, 21 de enero) y 1960 (nº 3, 21 de octubre y nº 4, 12 de marzo)
Severance Hall, Cleveland, Ohio










Visitar también la entrada anterior aquí.

miércoles, 15 de junio de 2011

Beethoven. Conciertos para Piano nº 3 y nº 5. Malcolm Sargent. George Szell. Benno Moiseiwitsch. Philharmonia Orchestra. Orquesta Filarmónica de Londres. 1950. 1938.


Queridos amigos, dejamos esta tarde un bellísimo disco ejemplo maravilloso de la forma de hacer música del pasado siglo XX. Dos grabaciones separadas entre si por 12 años, nada más y nada menos, tiempo en el que podemos apreciar perfectamente la evolución técnica de la grabación sonora de principios y mediados del citado siglo. Dos grabaciones preciosas que nos muestran el arte excepcional de un enorme pianista, Moiseiwitsch, y de dos grandes directores, Sargent y Szell.

Benno Moiseiwitsch fue un genial pianista ucraniano (Odesa), nacionalizado inglés poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, y destacó por ser un fantástico intérprete del repertorio romántico particularmente de Rachmaninov. Realizó diversas grabaciones fundamentalmente para el sello HMV-EMI que abarcan los discos de 78 rpm y los LP. 

En esta ocasión dejamos un CD que nos presenta dos grabaciones de los conciertos para piano de Beethoven, la del tercero y la del quinto. Las sesiones de grabación fueron muy cortas y resultaron excepcionales pues pudieron ser aprovechadas sin casi corrección alguna. Fueron realizadas tras las respectivas giras por EEUU (1950) y Jamaica y Sudamérica (1938).


En el Tercer Concierto la dirección corre a cargo del gran director y enorme animador de la vida musical inglesa que fue Sargent. El resultado es excepcional. Un concierto precioso, estupendamente dirigido por Sargent a una Philharmonia Orchestra que ejecuta la música de forma soberbia, con gran dinamismo, brillantez, musicalidad y belleza tímbrica. La sonoridad de Moiseiwitsch es deslumbrante, preciosa, bellísima, con un enorme lirismo y una brillantez increíble y su perfección técnica es asombrosa. Un fantástico concierto y una magnífica grabación que se copia al CD directamente desde las cintas originales.


En el caso del Quinto Concierto, el fenomenal Emperador, asistimos a una maravilla musical. Quizá en ocasiones pueda parecer excesivamente pesado al elogiar las bondades de Szell, pero no puedo más que repetirme: es soberbio, increíble y genial. 

La Orquesta Filarmónica de Londres está fantástica, precisa, bellísima; suena compacta, como un sólo instrumento, con un timbre y un color preciosos. George Szell imprime su habitual carácter e ímpetu, su precisión, su ritmo intenso, su intensidad dinámica y encuentra en el bellísimo piano de Moiseiwitsch la contrapartida perfecta de musicalidad, belleza sonora acompañada de perfección técnica, intensidad emotiva, brillantez y calidez. Escuchen ese precioso segundo movimiento, ese Adagio sublime y podrán apreciar uno de los pasajes más bellos jamás grabados.


Espero que disfruten de este hermosísimo disco, de este fantástico Beethoven y del arte sublime de tres grandes músicos. Músicos del pasado, músicos con alma y músicos con corazón.

El disco merece la pena, de verdad. Es fantástico, tiene una calidad sonora muy buena par la época de grabación y permite apreciar la calidad de orquestas, solista y directores. Además, y principal, está cargado de belleza y emoción. 

Beethoven
Conciertos para Piano nº 3* y nº 5
Malcolm Sargent*
Philharmonia Orchestra*
Gorge Szell
Orquesta Filarmónica de Londres
Benno Moiseiwitsch  
Grabaciones, Londres, 20 de diciembre de 1950, Abbey Road Studio nº 1* y 21 de octubre de 1938, Kingsway Hall. Grabaciones HMV.