Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

domingo, 30 de octubre de 2011

Tchaikovsky. Sinfonía nº 4. Temirkanov. Orquesta Filarmónica de San Petersburgo. 1992.


Queridos amigos, dejamos esta noche un bellísimo disco. La Cuarta Sinfonía del genio Tchaikovsky en las portentosas manos del maestro Temirkanov dirigiendo a una orquesta sensacional.

Reconozco mi admiración, digamos incluso veneración, por el director caucásico. Desde que lo escuché al frente de la Sinfónica de Sevilla he procurado escuchar el máximo número posible de discos del mismo. En concreto sus aproximaciones al maestro Tchaikovsky me parecen formidables.

La hermosísima Sinfonía nº 4, inicio de su trilogía final sinfónica con ese nexo común de unión en el destino, fue iniciada por Tchaikovsky en 1877 en una época de fuerte lucha interna del compositor entre lo externo y aparente y su interior y sus deseos. El matrimonio de "conveniencia" con una de sus estudiantes, Antonia Milioukova, fue un verdadero desastre. No sirvió como elemento apaciguador de los rumores que tanto le atormentaban, a él y a su familia. Su interior superaba a la necesidad de aparentar. El daño en los sentimientos y en el alma de Tchaikovsky fue profundo y de larga duración, muy larga.


En estas circunstancias nuestro querido Tchaikovsky abre su corazón de forma completa a su protectora, Nadejda von Meck. En la correspondencia entre ambos se detallan los matices y las formas generales de la obra que compone, sus sentimientos y su significado. Es el germen del tema del destino usado posteriormente en sus siguientes sinfonías el que marca la obra: el destino, la lucha interna, el deseo, la fatalidad. Todo un mundo de intensas sensaciones se plasma en el desarrollo de la obra. Y lo hace de forma soberbia en un inmenso cuadro melódico de largos temas maravillosamente trazados y genialmente contrastados en todo su devenir. La obra se impregna además de un alma con matices rusos, fundamentalmente en ese soberbio movimiento final. Su forma de estructurar y matizar los temas es sensacional y quizá sólo posible para un músico con el carácter y el corazón de Tchaikovsky, un músico, como al principio indicaba, dotado de un talento melódico único y una capacidad de acompañar esos temas con unos detalles en permanente modificación y evolución (sensacionales los dos movimientos centrales y único el final).

En el disco que dejamos hoy, todos estos detalles se pueden paladear y sentir de una forma especial. Temirkanov usa unos tempos amplios, completamente diferentes, por ejemplo, a su predecesor Mravinsky, y los emplea en matizar soberbiamente los detalles melódicos, los temas y su desarrollo, los timbres de la orquesta, los colores. Quizá pueda sonar en ocasiones "lento" pero es tanta la belleza que extrae de la Filarmónica de San Petersburgo que sencillamente la saboreas y te recreas en su belleza. No hay exceso de dulzura en la interpretación, digamos que no empalaga, simplemente impresiona por su perfección sonora, su capacidad de mantener la vida intensísima que encierra la obra, su pasión y su dureza. Su sonoridad sigue siendo muy semejante a la que obtenía Mravinsky, muy dura y a veces seca y cortante, pero es una delicia escuchar esas maravillosas cuerdas y esos metales de la renombrada filarmónica. Sencillamente magistral.

Espero que disfruten de esta preciosa obra, fruto del genio de Tchaikovsky, de su corazón y de sus pensamientos; de su sensibilidad exquisita y de su sufrimiento. Desde mi punto de vista, una de las más bonitas interpretaciones y recreaciones de esta preciosa sinfonía.



Tchaikovsky
Sinfonía nº 4

Temirkanov
Orquesta Filarmónica de San Petersburgo

Grabaciones
8, 9 y 11 de abril de 1992 (junto a las Sinfonías nº 5 y nº 6)
Gran Sala de la Filarmónica, San Petersburgo








Visitar también Sinfonías nº 5 y nº 6


15 comentarios:

  1. Precisamente en la década de 1990 asistí a un concierto de Temirkanov al frente de la Filarmónica de San Petersburgo (la mítica de Leningrado de la época soviética), en Coruña. Y una de las obras del programa era la Sinfonía Nº2 de Tchaikovsky (las otras, creo que La gran Pascua rusa de Rimsky-Korsakov y una obertura de Rossini), que no tiene la fuerza dramática de las tres últimas pero que es propicia para el lucimiento orquestal. Recuerdo la fogosa dirección de este director, extremadamente gesticulante, incluso animando al público en los tutti orquestales. Puro fuego. Dio tres propinas y al final tuvo que llevárselo el concertino, porque parecía dispuesto a continuar. Una velada inolvidable.

    ResponderEliminar
  2. Btw. Any chance to share all 3 symphonies from this album?

    ResponderEliminar
  3. Dear friend Appassionato, no problem. Soon the climb. If I spend an email I can anticipate the links.

    ResponderEliminar
  4. No conozco la versión de Temirkanov (director que nunca he visto dirigir en directo), voy a escucharla para ver si supera a la versión mítica que Mravinski grabó en Viena en 1960:

    http://www.amazon.fr/Tchaikovsky-Symphonies-n%C2%B0-%C2%B06-Path%C3%A9tique/dp/B000E0W24S/ref=sr_1_1?s=music&ie=UTF8&qid=1320089657&sr=1-1

    Si os interesa, la tengo...

    ResponderEliminar
  5. Hola querido Pablo. Espero que te guste, desde mi punto de vista, son completamente diferentes. Mravinsky es un hito en esta obra, algo soberbio y maravilloso. Temirkanov, en mi humilde opinión, se maneja por otros caminos, con una muy semejante sonoridad globalaunque creo que su espíritu es más profundo.
    Un fuerte abrazo. Te agradezco el enlace. En breve subiré la actualización FLAC del doble CD.
    Esperamos tus comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Thank you very much! Do you have any live recordings Temirkanov, as well as Grigory Sokolov, in Spain?

    ResponderEliminar
  7. Dear Panovnik , thank you very much.
    Unfortunately, I have live recordings in Spain.
    It's a shame and I'm so sorry.

    ResponderEliminar
  8. Estimado Jose Manuel, enorme alegría me da tu visita. En ocasión del concierto en Sevilla aconteció algo muy similar. Algo tiene este director que encandila en sus conciertos. Aquello fue apoteósico, brillantísimo e inolvidable.
    Una pena que no lo tentaran para quedarse, hubiera sido una sucesión maravillosa del maestro Sutej.
    Ahora creo que se lo han quedado nuestros amigos cántabros de Santander (como único lugar de sus intervenciones en España).
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡ya la estoy bajando!una recomendación del amigo Julio Salvador, siempre es para ser tenida en cuenta. ¡¡Gracias por compartir tanta belleza! un fuerte abrazo. José

    ResponderEliminar
  10. Jose, en breve irá la Sexta. Voy a hacer un breve lapsus temporal para dejar un disco soberbio de Shostakovich con una Décima impresionante en cuanto tenga reinstalado todo el ordenador (ya sabes Windows de vez en cuando traiciona, jejeje).

    ResponderEliminar
  11. Estimado Julio Salvador. hace ya unos cuantos años, escuché esta maravillosa versión por una FM local. Lamentablemente ya no la pude escuchar en su totalidad, pero fué tal la impresión que me causó que al otro día llevé una solicitud para que la volvieran a irradiar. al poco tiempo pasaron nuevamente la cuarta pero fué en otra versión. Imagínate la alegría que me causó ver que nos obsequiabas con esta estupenda versión que tal admiración me provocó en su momento. anoche la pude paladear nuevamente y realmente valió la pena esperar a ecucharla nuevamente. simplemente ¡¡IMPRESIONANTE!! José
    Ciertamente. yo estoy medio peleado también con Windows. pero se soluciona.

    ResponderEliminar
  12. Actualizada entrada Tchaikovsky. Sinfonía nº 4. Temirkanov. Orquesta Filarmónica de San Petersburgo. 1992.

    ResponderEliminar
  13. Actualizada la entrada/Updated entry: Tchaikovsky. Sinfonía nº 4. Temirkanov. Orquesta Filarmónica de San Petersburgo. 1992.

    ResponderEliminar