Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

domingo, 27 de mayo de 2012

Richard Strauss. Obras Orquestales II. Ein Heldenleben. Wagner. Siegfried Idyll. Karajan. 1959. 1977.


Queridos amigos, hoy, quizá un poco apesadumbrado por el cúmulo de circunstancias realmente negativas que se dan en España, en la sociedad en general y en la clase dirigente en particular, el ánimo está un pelín por los suelos. Llevo unos días leyendo además un par de artículos del excepcional blog de nuestro amigo Leiter y los comentarios sabios y certeros de los amigos que por allí se acercan cuando ha venido a mi mente y he recordado este disco y esta maravillosa música del maestro Strauss.

Una música maravillosa, sugerente, embriagadora, por momentos celestial y siempre cálida y apasionada. Música de Strauss acompañada de la soberbia pieza de Wagner El Idilio de Sigfrido, música para soñar y sumerger tu corazón en lo más profundo de tu propio ser. 

Aprovecho la ocasión para actualizar los enlaces de la anterior entrada dedicada a Strauss y Karajan: Richard Strauss. Obras Orquestales I

Strauss siempre me ha emocionado, tanto en sus óperas (es uno de los compositores de las que he escuchado casi todas y de los pocos con los que he podido en el campo operístico) como en sus obras orquestales y de cámara. Un músico de una sensibilidad extrema y con una capacidad para llevar el sentimiento a la orquesta como pocos hayan existido. En sus poemas sinfónicos desarrolla al máximo esa capacidad y los dota de una energía y una transparencia maravillosas, una paleta de colores interminable, unos timbres excepcionales, una sonoridad pulcra y excelsa, una relación música expresión increíble. Son verdaderas maravillas orquestales.

Ein Heldenleben, Una Vida de Héroe, es uno de esos poemas sinfónicos capaces de emocionar y llevarte a un estado de placer insospechado. Fue compuesto por Richard Strauss en 1898 en el periodo maduro de las composiciones del autor en este género. Strauss la dedicó al director de orquesta holandés Willem Mengelberg y a su orquesta, el maravilloso Concertgebouw de Ámsterdam, unos destinatarios inmejorables. La obra se estrenó por Strauss el 3 de marzo de 1899 dirigiendo a la Museumsorchester de Frankfurt con una acogida dispar.


Es un poema sinfónico para gran orquesta, con la madera y el metal doblados, percusión ampliada y un precioso lugar para un violín solista (en esta grabación el solista de la Filarmónica de Berlín, el maravilloso Michel Schwalbé). Está estructurado en varias partes que se interpretan sin interrupción, partes sencillamente geniales en su forma musical y en su belleza, con una capacidad descriptiva sin par. Usa un motivo conductor principal que está presente en el desarrollo de todo el poema, como pieza base de todo el mismo, perfectamente desarrollado e integrado con otros temas sabiamente entrelazados con él y con hermosísimas referencias a otras obras musicales del propio Strauss y de otros compositores.

Se estructura de esta manera:

  • Der Held (El Héroe).
  • Des Helden Widersacher (Los adversarios del Héroe).
  • Des Helden Gefährtin (La compañera del Héroe).
  • Des Helden Walstatt (El campo de batalla del Héroe).
  • Des Helden Friedenswerke (Las obras de Paz del Héroe).
  • Des Helden Weltflucht und Vollendung (La retirada del mundo y la consumación del Héroe).

Ein Heldenleben se puede considerar una especie de autobiografía musical en la que un Kapellmeister (Strauss) es acosado por sus adversarios, en este caso los críticos musicales, mientras su esposa lo cuida y lo tranquiliza e ilustra con gran inventiva, humor y homogeneidad, un programa del que se podría prescindir y se tansformaría en una obra puramente musical sin referencias externas, música abstracta, música y simplemente música a la que cada uno puede añadir sus ensoñaciones, deseos, sensaciones e ilustraciones pasadas, presentes o futuras. Lo podemos considerar y asociar a la lucha del héroe con sus enemigos y todos y cada uno podemos soñar y montar nuestra propia batalla. Una batalla que, así debiera ser siempre, gana el Héroe, una batalla en la que la belleza es la verdadera vencedora.

En esta hermosísima grabación que dejamos tendríamos que añadir como Héroe y vencedor al maestro Karajan y a la impresionante Orquesta Filarmónica de Berlín. Muchos directores han traducido esta partitura y todos con una calidad impresionante, fundamentalmente Böhm y Kempe. A mi modesto entender, esta grabación de Karajan es sencillamente genial y única, dotada de una sabiduría en su desarrollo maravillosa, dotando a cada pasaje del color, el timbre y la intensidad adecuada. Nada de frialdad y sólo técnica; aquí hay alma y emoción que se viven en el transcurso de la escucha; hay belleza, pasión, fuerza, dolor, alegría, ironía, humanidad, grandeza e intensidad. Es una interpretación apabullante en todo, impresionante en cada detalle y hermosa como pocas. 

Cada instrumento y grupo instrumental tiene vida propia, la belleza de las trompas y las cuerdas, los guiños y juegos de las maderas, la ironía y fuerza de las trompetas y metales, la hermosura del violín y el arpa, todo ello y otras sutilezas musicales, es expuesto por Karajan con una sinceridad absoluta y es traducido con una pasión, una perfección y una belleza sonora por una filarmónica berlinesa asombrosa.


La obra de Strauss se acompaña en el CD con una preciosa y conmovedora interpretación del Idilio de Sigfrido, majestuosa, hermosa, profunda y sentida. Soberbia. Un Wagner sencillamente bello.

Espero que disfruten de este hermoso disco, del arte de un genio de la dirección, de una orquesta única, quizá la mejor orquesta del mundo y de la música ensoñadora de un maestro de la orquestación. Que podamos soñar, vivir, sentir, emocionarnos y vencer en nuestra lucha diaria de héroes. El mundo lo merece, nosotros debemos hacerlo.


Richard Strauss
Obras Orquestales II
Herbert von Karajan
Orquesta Filarmónica de Berlín
Ein Heldenleben, marzo de 1959, Berlín, Jesus-Christus-Kirche
Wagner, Siegfried Idyll, febrero de 1977, Berlín, Philharmonie






Mp3

FLAC

1 comentario:

  1. Estimado Julio Salvador.

    Tu preocupación no es para menos. Las noticias que nos llegan a esta parte del mundo realmente asustan. Una situación realmente complicada de la que espero tu hermoso país y toda la región puedan salir de esta crisis lo más rápido posible. Por ahora seguimos tu sabio consejo y dejemos que esta maravillosa música de la que nos provees con tanto cariño y conocimientos nos haga la vida un tanto mejor. Lo mejor para todos es mi humilde deseo. y como siempre...¡¡Gracias!! el abrazo al amigo y a todos los que te apreciamos amigos de este maravilloso blog. José

    ResponderEliminar