Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

viernes, 15 de febrero de 2013

Bruckner. Sinfonía nº 8. Wand. Orquesta Sinfónica de la NDR de Hamburgo. 1990.


Mis queridos amigos. No es por un deseo peculiar de lanzar un nuevo debate (que sea al menos tan ameno y constructivo como el producido por nuestro amigo Alejandro a raíz de la entrada de la Séptima de Bruckner por Böhm y que ha suscitado pasiones, y la verdad sea dicha un enorme conjunto de sabias opiniones, de corazón de muchos de nuestros amigos) sobre las interpretaciones y recreaciones de las obras sinfónicas de nuestro bien amado y querido Bruckner, pero no he podido resistir la tentación de dejar esta noche este disco, absolutamente sensacional, genial, mágico y maravilloso con la soberbia interpretación del maestro Wand en Tokio al frente de su NDR Sinfonieorchester de Hamburgo de la monnumental y colosal Octava Sinfonía de Bruckner.

Y lo quería dejar hoy como paso previo a la próxima entrada de la misma obra por Böhm que muy amablemente ha puesto a mi disposición, y por tanto a la de todos, nuestro amigo Manuel José. No con deseos de establecer comparaciones, no, pero sí con la sana intención de que puedan disfrutar de dos verdaderas joyas de la fonografía de esta obra. Y además para permitirme una pequeña licencia querido Alejandro. Voy a ampliar tu abanico de descripciones de directores brucknerianos con uno más, el agnóstico transformado en místico. Este es Wand en esta magistral recreación de la partitura bruckneriana en este concierto de Tokio.


Genial, cálido, exquisito, de discurso elegante sin perder la firmeza y la tensión, incluso dureza de la obra. De fraseo elegantísimo, con unas cuerdas llevadas de manera magistral en su interpretación, salpicada de coloridas intervenciones de maderas y vientos, con metales poderosos y señoriales, percusión arrebatadora y por encima de todo ello una mano que con pulso suave pero no blando maneja el concepto global de la Octava de manera portentosa.

Ni siquiera en su "bestial" interpretación con los músicos berlineses logro captar este fuego y esta pasión que Wand nos entrega y aún no siendo orquestas comparables, nada tienen que envidiar a la Filarmónica de Berlín. Diría más, están a un nivel sorprendente, en su sentido literal, por su sonoridad amplia, detallada, matizada, delicada y minuciosa en los más íntimos detalles. Su conjunción es mágica; las bellísimas arpas del tercer movimiento, ese Adagio sublime, resultan como soplos de belleza y lirismo que te atrapan en un vilo mientras las cuerdas van desarrollando su tenso y profundo juego musical a ritmo pausado, que permite respirar la emoción y profundidad de sus gestos sonoros.

Wand podrá ser agnóstico querido Alejandro pero acaba creyendo en Bruckner. ¡De qué otra forma podría ser! Es imposible resistirse a la belleza de esta música y no podrías más que rendirte a ella y decir, querido maestro, tenías razón, esto es sencillamente gloria bendita. Arte celestial, sublime ejemplo de inspiración y de una capacidad puesta al servicio de algo superior. Podré ser agnóstico o aséptico pero hoy no. Hoy toca ser sencillamente un ser humano entregado a las delicias de un placer superior que es tu música. Y te voy a dar todo, como diría San Ignacio, todo mi ser y me entendimiento, para que lo que has escrito tenga esa vida que es imposible dejar de ver, de sentir y de vivir.


Te voy a entregar estas preciosas cuerdas para que sean la base de un sencillo barquito musical que te voy a aderezar con unos preciosos sonidos de las maderas y de los vientos-metales que serán los poquitos adornos que llevará ese barquito querido Bruckner.

Pero además te voy a dar la energía incesante de mis percusiones y de mis metales para que se pueda impulsar ese barquito mi terco maestro Bruckner. Y un poquito más te voy a dar, te voy a entregar mi sabiduría, porque soy sabio maestro, al menos en tus cosas, pero hoy esa sabiduría la voy a poner a tu servicio, para que sientas esos timbres, veas esos colores, palpite tu alma con esos ritmos que te voy a dejar.

Hoy querido y obstinado maestro Bruckner voy a ser un poquito místico y sencillamente voy a hacer que ese barquito musical sea tu trono en el que te sientas verdadero rey y llegues allí donde seguro, tu fe, tu educación y tu profunda creencia quiere llegar y desea que esté esta tu ofrenda musical. Yo hoy voy a ser el maestro que creyendo profundamente en tu música te de un ejemplo de cuanta belleza puede tener. Y querido Bruckner. Lo he logrado, estoy seguro, completamente seguro.

Y el maestro Bruckner sonrió y asintió emocionado al escuchar su música que subía en un humilde barquito de artesanía. ¡Querido Wand, sí, tienes razón, lo has logrado! Los últimos compases de esa increíble recreación que has realizado han acabado de acercarme ese bello barquito en el que me siento feliz, no como rey, sino como hombre y músico. 


Amigos míos, disfruten de una verdadera obra de arte realizada con pasión, técnica, sabiduría, madurez, sentimiento y conocimiento. Una joya, una joya en mayúsculas.

Gracias querido Wand, agnóstico transformado en místico para la mayor gloria del venerado maestro y para el goce de todos aquellos que con visiones de uno u otro tipo sencillamente amamos a Bruckner.

Y recuerden queridos amigos, Bruckner sonrió.

Bruckner
Sinfonía nº 8

Günter Wand
NDR Sinfonieorchester de Hamburgo
Versión mixta de 1887/90 en Edición de Robert Haas de 1939

Grabación
Tokio, Suntory Hall, 3 de noviembre de 1990









28 comentarios:

  1. Excelsa interpretacióm. Como lo son igualmente ( o mejores) la live de Hamburgo el 5-7/12/93 y la tambien en directo en la catedral de Lübek el 22-23/8/87.
    Y la NDR de entonces, en manos de Wand, al menos en Bruckner (tambien creo que en otras muchas cosas) a mi juicio era superior a aquella Berliner Phil. con Abbado recien llegado y en plena renovación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si, Julio. Es cierto que en la octava Wand parece algo menos agnóstico que de costumbre, pero eso no se si es cosa de Wand, o mas bien del propio Bruckner que a diferencia de lo que ocurre con Haitink, en la 8ª suele sacar a los agnósticos un poco de esa senda.

      Disfruten todos de esta 8ª.- Es de las que merecen la pena.

      Eliminar
    2. Querido Alejandro, todas como dices maravillosas. Y sí es cierto que, a menos en lo que he escuchado, esta NDR estaba a un nivel altísimo. Supongo que también el ambiente de concierto, sobre todo esos conciertos japoneses donde las orquestas parecen entregarse más de lo habitual, debe influir muchísimo en la magia de los resultados finales.
      En cualquier caso, excepcional interpretación.

      Eliminar
  2. Javier (jmfurtwangler)16 de febrero de 2013, 2:08

    Lamento no poder opinar toda vez que no la conozco. Si conozco la de la Filarmónica de Berlin y, dentro de las que he escuchado, me parece de las absolutamente grandes. Me quedo AMD con lo de que Wand en la octava parece menos "agnóstico"; pues es precisamente lo que observo en la versión de Berlin, muy alejado de la objetividad de la de Bohm, por ejemplo.
    La de Berlin me parece una intrpretación de plena madurez donde Wand deja un poco atrás la objetividad "agnóstica" de otras ocasiones para adentrarse en terrenos místicos próximos a Celibidache.
    Ya desde la introducción se observa una profundidad, una trascendencia y al mismo tiempo un empaste y una claridad proverbial, donde el sonido denso de la orquesta lo veo aquí más apropiado que el de la Filarmónica de Viena; lo contrario de lo que me ocurre con la séptima. Wand va hacia ese más allá que hay detrás de las notas de esta obra monumental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Javier, esperamos tu escucha. Pienso que te encantará. Tiene una fuerza y una transcendencia evidentes desde el primer compás. Desde mi punto de vista tiene un poquito más de naturalidad que la berlinesa y su visión global es tan mágica que se acerca como dices a esos terrenos que son exclusivos de Celibidache. Una fue.rza poderosa recorre esta interpretación del viejo Wand, algo realmente mágico.

      La verdad es que como indica también Alejandro, la obra en sí tiene que ayudar. Es imposible hacer algo malo con ella si se tiene un poco de amor y entendimiento del mundo bruckneriano.

      La suerte es que el pasado siglo nos dejó un grupo de maestros que han dejado un testimonio irrepetible de esta música. Y pienso que no se va a repetir hasta la madurez de alguno de los actuales. Creo que o la abordas via mística o difícilmente sale algo impactante y profundo que no sean simples sonidos.

      Eliminar
  3. Jaaaa. Parece que la adscripción a místicos (los que tienen fe y la transmiten) o a agnósticos (los que exigen pruebas para creer) esta teniendo éxito.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje tienes toda la razón querido Alejandro. Simple pero ingeniosa y realista. Particularmente me inclino más la la rama mística.

      Eliminar
  4. Javier (jmfurtwangler)16 de febrero de 2013, 19:46

    Bien Julio, después de pegarme en serio con el archivo ese que hay que bajarse antes, del cual no tengo ni puñetreara idea de para que sirve, por arte de magia al cabo de un rato apareció en la pare inferior del ordenador el mensaje de descarga. Lo había intentado 20 ó 30 veces en los últimos meses, y por fin.
    Comparo el primer movimiento de ambas versiones.No tengo ganas de más.
    La de Berlin del 2001 (RCA), de sonoridad amplia y densa, más cercana al sonido Karajan que al "relamido e ingrávido" de Abbado (Fernando Machuca, definición sonido Abbado/Berlin)que parece irle bien a la trascendencia mística (en este caso) de esta versión de Wand.
    Por contra, la NDR, con menos masa sonora y, tal vez, algo más transparente, pero, en mi opinión, igual de perfectas ambas versiones, como tampoco es extraño, muy similares también en expresividad y matiz. La duración de la de Tokyo, algo más de 84 minutos, y tres más, ochenta y siete y pico, para la de Berlin.
    En conclusión, me inclino a favor de la de Berlin porque la percibo como más onírica, misteriosa y algo más profunda. Creo que Wand culmina aquí el camino donde en Tokyo 1990 hizo una parada; eso si, una parada un poco más lírica e igual de bella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Javier, lamento eso que indicas de la bajada del archivo. HAbía desaparecido hace tiempo. Lo acabo de bajar, sin entrar como propietario del espacio, y va perfecto. Tienes que dejar que pasen los 1 segundos de la izquierda, esperas un poquito y pasa a otra página en la si esperas unos 2 ó 3 segundos se inicia la descarga directa sin problemas. No sé si tendrá que ver algo con el explorador, yo uso Chrome y no me da problemas.
      como bien indicas ambas siguen caminos muy similares y desde luego ambas son maravillosas. Me quedo con esta de Tokio, es por una simple sensación.
      Un fuerte abrazo.
      Por favor dime si sigues tenidndo problemas con los archivos. No debería.

      Eliminar
    2. No olvides la interpretacion de Hamburgo en 1993. Creo que es la última

      Eliminar
    3. Con Firefox tampoco hay problemas de descarga

      Eliminar
    4. Javier: la interpretación de Hamburgo 88' 23''. Como suele ser habitual, a mayor edad y mas cercana la parca, tempos mas lentos.

      Eliminar
    5. Es algo asociado a la edad y al ritmo del ser humano. No es falta de vitalidad, es poso, maduración y sabiduría. Muchos maestros saben mantener la música viva a pesar de los años. Es una gozada sentir eso y poder tener testimonio de esa madurez.

      Eliminar
  5. Julio, lo de problemas con las bajadas, como soy un manazas para estos asuntos, tampoco sirvo mucho de ejemplo. En cualquier caso ya te diré.
    Sobre lo que dice AMD de la última de Hamburgo ¿del 93?. Entiendo que es la última con la NDR. La de RCA con la BPO es del 2001.
    Como sabéis Wand al final de su vida realizó varias grabaciones con la Filarmónica de Berlin, todas para RCA. Recuerdo 4,5,7,8 y 9 de Bruckner; así como 8ª y 9ª de Schubert en el mismo CD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo Javier ya he visto el tema de las bajadas y te he comentado en correo. Pruéblo por favor.
      Hasta donde alcanzo a conocer es como ices. Desgraciadamente de Berlín me falta la Novena de Bruckner (han pubicado hace unos días el estuche completo). De Hamburgo sólo tengo la del directo de Lübeck. Desgraciadamente a Wand lo descubrí tarde y no tengo mucha discografía suya.

      Eliminar
    2. Efectivamente, me referia a la ultima que conozco con la NDR. Pero aun asi hay un gazapo en mi comentario. Los peligros de hablar de memoria. Hay unos DVD en Denon y en TDK con una interpretación Wand/NDR del 9/7/00, segun mis notas, que lo vi/oí en su día, pero no lo tengo

      Eliminar
    3. Aunque supongo que la tendrás Alejandro ¿te reiferes a esta?

      Wand, Gnter
      NDR Symphony Orchestra
      9/7/00¨
      Sellos:
      Denon DVD COBO 6191
      Denon DVD TDBA 8077
      GNP CD 99/100
      TDK DVD NTSC=DVUS-COWANDBOX1
      TDK DVD PAL=DV-COWANDBOX1

      Yo ví el TDK pero desgraciadamente tampoco lo tengo.

      Eliminar
    4. Si, me refiero a esa. Y yo tampoco lo tengo. Lo vi/oi hace años, pero no me hice con él.

      Eliminar
  6. Javier M.F. (jmfurtwangler)17 de febrero de 2013, 16:05

    Últimamente visito mucho la página de amazon.es. De Bruckner/Wand tenemos ahora mismo la 5ª por 7 euros y pico, más 2,99 de gastos de envío. Adquirí los Bluray de la integral de sinfonías por el Concertgebouw, distintos directores, año 2009, más o menos, por 56-58 euros (11 bluray, una ganga). Sólo a título informativo para ver si espabilan elcorteinglés.es o la Fnac.es.
    Si Julio, ya he visto tus correos. Estoy en elllo. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Creo que hay otra todavía posterior con la filarmónica de Munich, que por desgracia no conozca. Mítica es la de Lübeck que tampoco he escuchado y me gustaría sin duda. Mundo infinito el de Bruckner. Martín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo poseo la grabación (Profil- Hänssler) de un concierto con la Filarmónica de Munich en la Philharmonie-Gasteiz, el 15 de septiembre de 2000

      Eliminar
  8. Acabo de escuchar la Sinfonia. No voy a ir mas allá de lo evidente. Grabación de calidad espectacular para una brillantísima versión de La Octava mas grande compuesta (con permiso de Mahler).
    Wand no decepciona y la orquesta, vaya ejecución de los súbitos / pianos, y vaya metales.

    Gracias Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Impresionante! Realmente impresionante Manuel. Me alegro que hayas disfrutado, es realmente una interpretación para el recuerdo.

      Eliminar
  9. ESTIMADO JULIO SALVADOR...


    Realmente difícil trasladar a simples palabras lo que nos has entregado. ¡¡IMPRESIONANTE!! Realmente, ¡¡que fuego, qué pasión, que fuerza arrolladora!! un prodigio realmente. ah...considérame entre los "místicos" Obra inspirada, sin dudas por una fé tan profunda, como la que sentía el Maestro. GRACIAS una vez más. José

    ResponderEliminar
  10. Querido Jose, qué alegría me das con este comentario, maravilloso, me alegro mucho, mucho de tu disfrute.

    ResponderEliminar
  11. Estimado Julio Salvador.

    he demorado en volver a subir otro comentario intencionalmente. Simplemente agregar que cuanto más la escucho....¡¡más me gusta!! Sencillamente extraordinaria....apena pensar que en vida del Maestro no hubiera tenido el debido reconocimiento que merece. Fantástica versión...Gracias. Jose

    ResponderEliminar
  12. Gracias querido Jose. Conforme voy repasando algunas entradas veo muchos comentarios de periodos de silencio. Un fuerte abrazo querido amigo. Ahora la actualizo.

    ResponderEliminar
  13. Actualizada la entrada/Updated entry: Bruckner. Sinfonía nº 8. Wand. Orquesta Sinfónica de la NDR de Hamburgo. 1990.

    ResponderEliminar