Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

miércoles, 5 de agosto de 2015

Bruckner. Sinfonía nº 5. Harnoncourt. Orquesta Filarmónica de Viena. 2004.


Queridos amigos dejamos hoy este maravilloso y sorprendente disco grabado por el maestro Harnoncourt junto a una portentosa Filarmónica de Viena de la Sinfonía nº 5 de nuestro querido Bruckner.

Un disco soberbio, de una calidad musical altísima, un sonido precioso y una interpretación de los vieneses extraordinaria. Hace poco tiempo escuché la misma obra por Harnoncourt al frente del Concertgebouw y sinceramente no sabría por cuál decantarme. En cualquier caso son dos interpretaciones, frescas e intensas, de una construcción maravillosa por parte del maestro de los grandes bloques brucknerianos, con una atención al detalle minuciosa que nos permite disfrutar de esa magia tan especial de la obra de Bruckner en la que intensidad y densidad no están reñidas con la transparencia, sutileza y delicadeza de las partes.

Un Bruckner en el que se pueden apreciar en primer plano esos monumentales bloques sonoros con los que organiza los temas, un Bruckner en el que la densidad de dichos bloques está tan perfectamente elaborada con una amplificación sonora y rítmica sorprendente y un Bruckner en el que el colorido orquestal alcanza una textura tan intensa que resulta una experiencia irrepetible. 

Una obra colosal, monumental, sobrecogedora y bellísima. Un verdadero edificio musical catedralicio, inmenso, poderoso y rotundo en el que apreciamos toda la belleza del conjunto global sinfónico (quizá al punto en que nadie había llegado ni creo que se haya acercado posteriormente), del que disfrutamos de la elaboradísima construcción temática y el juego de repeticiones cíclicas de los mismos, del que paladeamos cada célula mínima de su estructura y del que nos maravillamos con la sabiduría de su técnica para dar forma, sentido, color, densidad, textura, tirmo y belleza amalgamando todo ello en una impactante obra sinfónica.


La obra fue escrita por Bruckner entre 1875 y 1876 con leves cambios posteriores en 1878 y fue estrenada por Franz Schalk en Graz, el 8 de abril de 1894 (Bruckner se encontraba enfermo y no pudo asistir, nunca pudo escuchar su sinfonía interpretada por una orquesta) con arreglos del propio director (platillos, triángulos, refuerzo de metales). Está dedicada a Karl von Stremayr, ministro de educación del Imperio Austrohúngaro.

El disco que hoy dejamos se basa en  la Versión de 1878 según la partitura y revisión de Robert Haas de 1935 y las de Leopold Nowak de 1951 y 1989 (que contiene algunas revisiones de detalles reportados por el propio Nowak desde 1985). Más en concreto la interpretación del maestro Harnoncourt se basa en la puntuación de la copia Mus.Hs. 36693 en lugar del autógrafo Mus.Hs. 19.477. La diferencia más notable es en la aportación de la flauta en los últimos compases de la Adagio.

Espero que puedan disfrutar de este precioso disco y de una grabación realmente impresionante en la que tanto la idea del maestro Harnoncourt como la magia indescriptible de los vieneses (maravillosos, realmente maravillosos) se plasman de forma sensacional. Una gozada.




Bruckner
Sinfonía nº 5

Nikolaus Harnoncourt
Orquesta Filarmónica de Viena

Grabación: Viena, Musikverein, 7 al 14 de junio de 2004 por Teldex Studio Berlín

Versión de 1878 según la partitura y revisión de Robert Haas de 1935 y las de Leopold Nowak de 1951 y 1989








Enlaces 2




Visitar también:





11 comentarios:

  1. Merci de me donner l'occasion de réécouter cet enregistrement. Bruckner + Harnoncourt + Vienne : l'affiche est alléchante. Pourtant, le résultat est pour moi assez décevant : pas assez d'émotion malgré l'exceptionnelle qualité des pupitres viennois.

    ResponderEliminar
  2. Curiosamente nunca me había aventurado a entrar en el universo de Bruckner. Ha sido después de empaparme de Sibelius y Nielsen cuando he comenzado a saborear intensamente esta música, empezando con la séptima, continuando con la novena y ahora esta monumental quinta sinfonía.
    Ha servido de ayuda un enlace que colocaste al blog de Javier Histoclásica repasando cada una de estas sinfonías.
    Muchas gracias por tu dedicación. Ya he preparado varias obras para saborearlas durante las vacaciones.

    Un abrazo

    Rubén - Altea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alegria leer estas palabras. Desde Beethoven, para mi, no ha habido un verdadero sinfonista de semejante talla. Recomiendo las interpretaciones de Celibidache: La Octava y Septima en Tokyo 1990 por la Filarmonica de Munich, de la Octava no oiras otra sin igual es un antes y despues en materia de interpretacion Bruckneriana. La Cuarta interpretada en 1993 tambien por la Filarmonica de Munich (la coda del "Finale" es el misticismo y trascendentalidad en estado puro) Una interparetacion de la "Septima" por la Filarmonica de Berlin en 1992 es fascinante. Y la "Novena" con letras mayores: la interpretacion de 1986 de la Filarmonica de Viena de la batuta de Carlo Maria Guillini, ni Chelibidache tiene ese nivel (cosa de "optica") los tempis, equilibrio, sonoridad, poderio orquestal son unicos. Saludos.

      Eliminar
  3. Amigo Julio un placer saludarte. Que bello aporte nos das. No omito manifestar que no he oido la "Quinta de Bruckner" y de la mano, literalmente Harnoncourt no usa batuta, oire esta que debe ser una maravillosa interpretacion. El maestro Harnoncourt tiene un fineza al detalle que en ningun director e oido (me hizo escuchar una version absolutamente nueva de la "Quinta de Beethoven" ¡con la misma partitura! al igual de la "Jupiter de Mozart") Agredecido de tu noble gesto. En cuanto a esta Sinfonia he escuchado excelentes criticas, quiza no tan justas como la reciben la "Romantica" la muy festiva "Sexta" y ya ni decir de las "Tres Grandes Finales". Espero sea un absoluto gozo; todavia tengo ¡ECOS! de la "Septima" en mi oido (sobretodo el Adagio") Muchas gracias, Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  4. No vamos a negar que los aportes de Harnoncourt suelen ser polémicos en lo que a enfoques historicistas se refiere. Pero confieso que me encanta esta versión, que escuché hace mucho y ahora repaso gracias a tu aporte, Julio. Claro que no puede competir con el pulso genial de Horenstein (con la BBC Symphony), así como las versiones de Karajan, Chailly o Celibidache en Munich (eso sí, escuchar bien despiertos). Pero, sin embargo, el hermoso sonido de la Filarmónica de Viena y el aporte de don Nikolaus me parecen dignos de aplaudir.

    ResponderEliminar
  5. El archivo está dañado o porta un virus,intenté varias veces,y me lo impide la pc,por favor resubir esta gozada bruckneriana,se que ni miraras,pero igual me tiro la chance,gracias maestro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Marcelo, he comprobado los archivos y están correctos, se descargan ambos, tanto Mp3 como FLAC. No obstante te los vuelvo a colocar. Si tienes algún problema mándame por favor un correo electrónico y te comparto de otra manera.

      Eliminar
  6. Aunque la Quinta no sea de mis sinfonías brucknerianas favoritas, después de escuchar la Novena a cargo del mismo Harnnoncurt con la Filarmónica de Viena, he de decir que no ha sido, ni mucho menos, tiempo perdido el que dediqué a esta que hoy nos ofreces. Como siempre, muchas gracias por acercarnos tales joyas.

    Un saludo desde Canarias.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Julio,gracias por las nuevas conexiones,pero fueron inútiles,el problema es Mega,me lo pimpide el crome,no hay caso,igual ,gracias por tu gentileza,conozco la 9 va de Bruckner por Nikolaus,palabras santas,versión sublime,me quedo con las ganas de esta 5ta.,pero bueno,ya la pescaré de otro lugar,un abrazo desde Argentina(ah,tampoco puedo con el Karajan cd tocando Ravel y Cuadros,post anterior,pero ya tengo las versiones ddd de dichas obras,por la misma batuta) Tapirman.

    ResponderEliminar
  8. Hermosa! Muchisimas gracias, Julio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guiller. Esta y el resto de obras brucknerianas por Harnoncourt resultan realmente preciosas.

      Eliminar