martes, 25 de agosto de 2015

¡Feliz cumpleaños Lenny! Shostakovich. Sinfonías nº 6 y nº 9. Bernstein. Orquesta Filarmónica de Viena. 1986. 1985.


Queridos amigos hoy una entrada breve, demasiado breve para el destinatario, pero dedicada con todo el cariño que me es posible para celebrar el cumpleaños de Leonard Bernstein que un día como hoy hubiera cumplido 97 años.

El músico que más me ha hecho disfrutar de la música clásica y que más momentos de sensaciones especiales me ha proporcionado con su escucha. Un verdadero genio musical, un talento enorme y variado, una pasión entregada al servicio de la música.

Muchas gracias Lenny. Muchos momentos hemos pasado juntos en ese mundo mágico de la ilusión, la pasión, la alegría y la ensoñación que es la música. Gracias por todo ello.




Que disfruten de este hermoso disco ejemplo precioso de la magia de Lenny a la hora de recrear la música y de dar a la partitura su peculiar y siempre intensa pasión. 



Shostakovich
Sinfonías nº 6 y nº 9

Leonard Bernstein
Orquesta Filarmónica de Viena

Grabación:
Viena, Musikverein Grosser Saal
Número 9, 28 de octubre de 1985
Número 6, 6 de octubre de 1986







miércoles, 5 de agosto de 2015

Bruckner. Sinfonía nº 5. Harnoncourt. Orquesta Filarmónica de Viena. 2004.


Queridos amigos dejamos hoy este maravilloso y sorprendente disco grabado por el maestro Harnoncourt junto a una portentosa Filarmónica de Viena de la Sinfonía nº 5 de nuestro querido Bruckner.

Un disco soberbio, de una calidad musical altísima, un sonido precioso y una interpretación de los vieneses extraordinaria. Hace poco tiempo escuché la misma obra por Harnoncourt al frente del Concertgebouw y sinceramente no sabría por cuál decantarme. En cualquier caso son dos interpretaciones, frescas e intensas, de una construcción maravillosa por parte del maestro de los grandes bloques brucknerianos, con una atención al detalle minuciosa que nos permite disfrutar de esa magia tan especial de la obra de Bruckner en la que intensidad y densidad no están reñidas con la transparencia, sutileza y delicadeza de las partes.

Un Bruckner en el que se pueden apreciar en primer plano esos monumentales bloques sonoros con los que organiza los temas, un Bruckner en el que la densidad de dichos bloques está tan perfectamente elaborada con una amplificación sonora y rítmica sorprendente y un Bruckner en el que el colorido orquestal alcanza una textura tan intensa que resulta una experiencia irrepetible. 

Una obra colosal, monumental, sobrecogedora y bellísima. Un verdadero edificio musical catedralicio, inmenso, poderoso y rotundo en el que apreciamos toda la belleza del conjunto global sinfónico (quizá al punto en que nadie había llegado ni creo que se haya acercado posteriormente), del que disfrutamos de la elaboradísima construcción temática y el juego de repeticiones cíclicas de los mismos, del que paladeamos cada célula mínima de su estructura y del que nos maravillamos con la sabiduría de su técnica para dar forma, sentido, color, densidad, textura, tirmo y belleza amalgamando todo ello en una impactante obra sinfónica.


La obra fue escrita por Bruckner entre 1875 y 1876 con leves cambios posteriores en 1878 y fue estrenada por Franz Schalk en Graz, el 8 de abril de 1894 (Bruckner se encontraba enfermo y no pudo asistir, nunca pudo escuchar su sinfonía interpretada por una orquesta) con arreglos del propio director (platillos, triángulos, refuerzo de metales). Está dedicada a Karl von Stremayr, ministro de educación del Imperio Austrohúngaro.

El disco que hoy dejamos se basa en  la Versión de 1878 según la partitura y revisión de Robert Haas de 1935 y las de Leopold Nowak de 1951 y 1989 (que contiene algunas revisiones de detalles reportados por el propio Nowak desde 1985). Más en concreto la interpretación del maestro Harnoncourt se basa en la puntuación de la copia Mus.Hs. 36693 en lugar del autógrafo Mus.Hs. 19.477. La diferencia más notable es en la aportación de la flauta en los últimos compases de la Adagio.

Espero que puedan disfrutar de este precioso disco y de una grabación realmente impresionante en la que tanto la idea del maestro Harnoncourt como la magia indescriptible de los vieneses (maravillosos, realmente maravillosos) se plasman de forma sensacional. Una gozada.




Bruckner
Sinfonía nº 5

Nikolaus Harnoncourt
Orquesta Filarmónica de Viena

Grabación: Viena, Musikverein, 7 al 14 de junio de 2004 por Teldex Studio Berlín

Versión de 1878 según la partitura y revisión de Robert Haas de 1935 y las de Leopold Nowak de 1951 y 1989








Enlaces 2



domingo, 2 de agosto de 2015

Mussorgsky. Cuadros de una Exposición. Debussy. La Mer. Ravel. Bolero. Karajan. Orquesta Filarmónica de Berlín. 1964. 1965. 1966.


Queridos amigos, nada mejor que este bellísimo disco para inicfiar la andadura por el mes de agosto. Un disco lleno de maravillas sonoras, elocuentes ensoñaciones e imaginación a raudales. Y además un disco de una calidad musical y sonora apabullante.

Tres obras exquisitas de autores con una capacidad de escritura orquestal sensacional y con un manejo bellísimo de sus posibilidades expresivas y que nos dejan texturas, colores, ritmos, densidades y sonoridades realmente maravillosas.




En estas interpretaciones del maestro Karajan y sus músicos berlineses de mediados de los años 60 del pasado siglo XX (una época extraordinaria del binomio Karajan-OFB) se nos muestran con una claridad que ilumina cada uno de sus rincones y nos permite disfrutar de la radiante belleza y fascinante sensualidad de la pieza de Debussy, de la elocuente expresividad y maravillosa sonoridad de los Cuadros de Mussorgsky/Ravel y de la bravura de esa pieza única que es el Bolero de Ravel. Tres obras que en estas recreaciones pueden paladearse en todos sus detalles gracias a la magia de la batuta del maestro y a la extraordinaria técnica y precisión de la orquesta que llena con su sonoridad cada uno de estos registros por otro lado técnicamente maravillosos.

Espero que disfruten de estas piezas realmente sensacionales en unas interpretaciones que resultan verdaderamente asombrosas e irrepetibles de la mano prodigiosa del maestro Karajan.



Debussy
La Mer

Mussorgsky
Cuadros de una Exposición

Ravel
Bolero

Herbert von Karajan
Orquesta Filarmónica de Berlín

Grabaciones:

Debussy, Berlín, Jesus-Christus-Kirche, marzo de 1964
 
Mussorgsky, Berlín, Jesus-Christus-Kirche, noviembre de 1965 y marzo de 1966

Ravel, Berlín, Jesus-Christus-Kirche, marzo de 1966


 



miércoles, 29 de julio de 2015

Shostakovich. Sinfonía nº 8. Mravinsky. Orquesta Filarmónica de Leningado. 1947.


Queridos amigos, dejamos esta noche un disco que hacía ya meses tenía en mente para una entrada pero que por unos u otros motivos se ha ido quedando un poquito en el olvido. Estoy convencido que su escucha compensará esta tardanza. Es un inolvidable y portentosa interpretación de la gran Sinfonía nº 8 de Shostakovich lo que ya es cosa mayor en sí mismo y que se acrecienta aún más si los intérpretes son el maestro Mravinsky y su Filarmónica de Leningrado.  

La Sinfonía nº 8 de Shostakovich fue escrita en el verano de 1943 y estrenada el 4 de noviembre de ese mismo año por la Orquesta Sinfónica de la URSS bajo la dirección de su destinatario: Yevgeny Mravinsky. No fue excesivamente bien recibida, se la llamó oficialmente "Stalingrado" y tuvo numerosas críticas de músicos soviéticos. Llegó a ser borrada del mapa musical después del Decreto Zhdanov de 1948 que la prohibió. La sinfonía fue rehabilitada en octubre de 1956, en la interpretación de la Orquesta Filarmónica de Moscú llevada a cabo por Samuil Samosud.

Obra compleja y difícil es una de las más logradas composiciones de Shostakovich que nos deja una partitura intensa y alejada de efectismos y grandilocuencias. Esa misma falta de impacto sonoro fue motivo, injusto desde luego, para ser condenada al olvido al que nos referíamos más arriba. No era la obra "políticamente" correcta que se esperaba en la Rusia de la Segunda Guerra Mundial.


Un movimiento inicial enorme y de gran duracón se presenta a modo de canto de lamentación seguidos de dos movimientos a modo de mascaradas que conducen a un pasacalle para derivar en un movimiento final poco heroico-patético, más bien lo contrario, un final de tono apagado, de sufrimiento; reflejo quizá de las intenciones del compositor de transmitir la dureza de la vida, una alegoría del destino trágico del hombre.

Nos encontramos con una obra de tinte sombrío, apagados, una obra de enorme dureza en su concepción y en su sonoridad que invita a una escucha pausada para apreciar sus profundos valores como enorme paisaje sinfónico simbólico, imaginario, áspero y realista que aún así se puede considerar como un paisaje de enorme y desesperada humanidad en la que la garra, la intensidad emotiva están a flor de piel y en el que la desoladora idea de una vida como la que tocaba en aquellos años "sufrir" lleva al compositor a ofrecernos su contrapropuesta en forma de un inmenso y sentido fresco musical pleno de humanidad y esperanza. Y de veras queridos amigos que lo logró.

Esperoque disfruten de la excepcional aproximación que realiza el maestro Mravinsky, una recreación intensa, dura, ruda, profunda y lacerada. Excepcional.

Les recomiendo encarecidamente visiten nuestro blog amigo Oído Fino en esta entrada dedicada a la misma obra. No se sentirán defraudados con la sabiduría de mi querido Fernando.


Shostakovich
Sinfonía nº 8

Mravinsky
Orquesta Filarmónica de Leningado

Grabación: Leningrado, 2 de junio de 1947





 


martes, 28 de julio de 2015

Beethoven. Sinfonía nº 2 y nº 7. Beecham. Royal Philharmonic Orchestra. 1956. 1959.


Queridos amigos, es un placer, un inmenso y profundo placer, dejar esta noche este hermoso disco. Una excepcional recreación de dos sinfonías de Beethoven de la mano del maestro Beecham. Un testimonio sorprendente, al menos para mí, del arte de este enorme genio de la dirección rquestal del pasado siglo XX. 

Conocía algo de la discografía de Beecham aunque no poseo mucha dicha sea la verdad. Su Mozart y su Haydn siempre me han gustado, muchísimo. Y su Sibelius, por el que ando loco a ver si puedo pillarlo al completo, me ha emocionado siempre y parecido de una intensidad y elaboración excepcionales.

Pero este disco me ha resultado impresionante. Primero partiendo de la premisa, indicada por las propias notas del libreto, de la poca afinidad de Beecham por la música de Beethoven, o al menos no tanta como la que tenía por los autores antes citados o por otros maestros ingleses y alemanes (Delius, Brahms o Strauss). En segundo lugar por simple prejucio personal que me hacía no esperar nada especial del disco.

Pero nada de lo que les acabo de indicar quita que una vez escuchado uno se quede prendado de las soberbias recreaciones que logra Beecham y del juego excepcional que obtiene y da su orquesta, la Royal Philharmonic, una de las tantas que fundó. 


Unas interpretaciones marcadas por la perfecta construcción de cada obra, la ardiente lectura ofrecida, la elocuencia en el fraseo, la intensidad que emana de su ejecución, el juego instrumental que consigue de los grupos orquestales y de la orquesta compelta, bien empacada y equilibrada, de preciosa sonoridad y ejecución sobresaliente. Unas interpretaciones que no parece propia de un director que a la fecha de las grabaciones rondaba ya los ochenta; frescura, ritmo, vitalidad, agilidad, aliento, ligereza, plasticidad.

Un disco sorprendente que amplía un poquito más mi cariño para con este excepcional director y que me ha permitido disfrutar de un Beethoven diferente, sorprendente, mágico y maravilloso.

Espero que disfruten del disco y saboreen cada frase de estas dos preciosas obras beethovenianas. Un disco que hace honor a uno de los lemas del amestro: "No me interesa la música, u otra obra cualquiera de arte, que no logre estimular el goce de la vida, y lo que es más, el orgullo por la vida".

Y este disco es un goce verdadero y pleno y un orgullo maravilloso por la vida. Un disco que sorprende y que te permite gozar del simple placer de escuchar una música maravillosa tocada de forma maravillosa.

Un disco para gozar.



Beecham - Beethoven

Beethoven - Sinfonía nº 2
Beethoven - Sinfonía nº 7

Sir Thomas Beecham
Royal Philharmonic Orchestra

Grabaciones:

Beethoven - Sinfonía nº 2

9 y 14 de mayo de 1956; 19 al 21 de marzo de 1957, Kingsway Hall, Londres
17 de septiembre de 1956, No.1 Studio, Abbey Road, Londres

Beethoven - Sinfonía nº 7

20, 22 y 31 de octubre de 1958, Kingsway Hall, Londres
29 de abri y 14 al 16 de julio de 1959, No.1 Studio, Abbey Road, Londres